Estarán alcanzadas las instituciones vinculadas al rugby, boxeo, artes marciales, lucha libre, levantamiento de pesas, fútbol, básquet, hockey, handball y waterpolo.


El crimen perpetrado contra Fernando Báez Sosa en la puerta de un boliche en la localidad bonaerense de Villa Gesell, por el que se investiga a un grupo de rugbiers, tiene su propio eco en la Legislatura porteña, donde ya se trabaja en diversos proyectos para abordar la violencia asociada a la práctica del deporte.

Aunque aún falta un mes para el inicio de las sesiones ordinarias de 2020, en el palacio de la calle Perú se analizan al menos dos iniciativas de similares características a las ya anunciadas en la provincia de Buenos Aires.

Si bien recién tomará estado legislativo a partir del 1ro. de marzo próximo, los diputados porteños Facundo Del Gaiso, María Cecilia Ferrero y Lucía Romano (Vamos Juntos) ya presentaron por mesa de entradas el proyecto para crear un “Programa de Capacitación en Prevención de la Violencia para Deportistas”.

Al respecto, los legisladores pretenden que se generen campañas de capacitación y concientización para prevenir la violencia en sus distintos aspectos, especialmente destinadas a dirigentes, entrenadores y a deportistas que practiquen disciplinas “fuertemente enfocadas en el desarrollo muscular y el contacto físico”.

En ese sentido, se señala que “al menos” deberán estar alcanzadas “aquellas (instituciones) que participen en competiciones federadas profesionales o de alto rendimiento” vinculadas con “rugby, boxeo, artes marciales, lucha libre, levantamiento de pesas, fútbol, básquet, hockey, handball y waterpolo“.

Además, de ser sancionada la iniciativa, se prevé que aquellas instituciones que “no realicen las capacitaciones a sus deportistas, sus cuerpos técnicos y dirigentes, serán suspendidas del Registro Único de Instituciones Deportivas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” quedando imposibilitadas de ?gozar de ningún beneficio o exención impositiva?.

“El brutal asesinato de Fernando, que conmocionó a la sociedad argentina, es un hecho lamentable y repudiable. Tristemente, tampoco es el primero ni el único. Ahora bien, si deseamos que sea el último, es impostergable que diseñemos, implementemos y evaluemos políticas públicas destinadas a desarrollar y consolidar a las instituciones deportivas como espacios integrales de formación que colaboren a la eliminación de conductas violentas o discriminatoria”, señalaron los diputados en los considerandos del proyecto.




Comentarios