Los trabajadores del Metrovías denuncian que fueron agredidos tras negarse a operar en formaciones con asbesto.


La línea B del subterráneo porteño reanudó su servicio, tras la medida de fuerza que fue anunciada a la medianoche y que tomó por sorpresa a la mayoría de los pasajeros esta mañana.

Los trabajadores de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) denuncian que fueron agredidos después de que se negaron a operar con la presencia de asbesto, y por eso tomaron la decisión de parar hasta las 13.

“Cerca de la medianoche, un integrante de la patota y delegado de UTA, ingresó al Taller Rancagua y comenzó a increpar a operarios que se negaban a manipular materiales con asbesto. Esta persona golpeó y empujó a varios compañeros del taller, provocando que uno de ellos caiga en la zona del tercer riel electrificado, al borde de ocasionar una tragedia”, dijeron en un comunicado. 

“La decisión de no iniciar el servicio en las próximas horas fue tomada para proteger la integridad física de los trabajadores y trabajadoras de la línea, dada la ausencia de condiciones mínimas de seguridad para prestar el servicio”, dijo el gremio en la nota firmada por Roberto Pianelli (secretario general) y Néstor Segovia (secretario adjunto).




Comentarios