Las poblaciones carcelarias de Villa Floresta y Saavedra, solicitaron días atrás la suspensión de las visitas presenciales como medida preventiva ante la pandemia de COVID-19. Posteriormente presentaron un recurso de habeas corpus. 

Esta solicitud tuvo aceptación por parte de la jueza de Garantías N° Marisa Promé, ahora será el servicio penitenciario deberá definir la manera en la que se implementa.

El uso del teléfono no será libre, sino que seguramente se implementarán horarios, tal como sucedía con las visitas presenciales. Días atrás juez de Necochea dispuso una medida similar para las cárceles de Batán y Barker.

Promé consideró que más allá de la prohibición del uso de los celulares en las cárceles, la situación excepcional ante un escenario de pandemia hace que se tome una medida de estas características para que los presos se puedan comunicar con sus seres queridos.

"La suspensión del vínculo con familiares y seres queridos representa un agravamiento en las condiciones de detención que debe ser atendido por medidas oportunas, mientras dure la emergencia sanitaria", dijo la jueza.