Martín Ezequiel Álvarez, un economista argentino de 44 años, se convirtió en la persona más buscada de España, ya que se lo acusa de matar a su pequeño hijo de dos años. La Policía del país europeo montó un importante operativo para dar con el paradero del hombre.

//Mirá también: Prófugo cayó en Puerto Iguazú tras seis años de búsqueda

La foto de Álvarez circula por el aeropuerto de Barcelona, por las estaciones de trenes y de micros, además de algunos rincones emblemáticos de la ciudad, y por las redes sociales.

El prófugo estaba separado de la madre de su hijo, quien había decidido terminar la relación, algo que Álvarez nunca aceptó. La hipótesis de los investigadores, entonces, apunta a este como el móvil del filicidio.

Luego de que se encontrara el cuerpo del menor, no se supo más nada del hombre quien, dada su situación, ahora se encuentra prófugo. Las cámaras de seguridad del hotel, último lugar en donde estuvo con su hijo, lo registraron salir sigilosamente de la habitación, controlando no cruzarse con nadie, y hasta se lo ve saltar el paredón de la piscina. Vestía remera gris, jeans y zapatillas rojas.

Los hechos

El asesinato habría tenido lugar en una habitación del hotel Concordia de Barcelona. El pasado martes 24, el acusado pasó a buscar al niño por el departamento de la calle Arizala, en el barrio barcelonés de Sants Badal, “para llevarlo a pasear”.

El mensaje de la policía de Barcelona.Twitter

En el hotel en donde se hospedaba pasó la tarde con el chiquito en la piscina con el bebé, filmándolo y sacándole fotos, incluso le habría mandado esas imágenes a su exesposa. Sin embargo, según transciende de fuentes policiales, Álvarez la había intimidado diciéndole que se suicidaría y le había advertido que “se iba a arrepentir” por haberlo dejado.

Incluso antes del crimen, el argentino habría puesto en sobreaviso a la mujer de que algo estaba mal. “Te dejo en el hotel lo que te merecés”, escribió en el último mensaje que le envió.

//Mirá también: Buscan a un joven que estaba detenido por violación en manada

Por tal motivo, la madre del menor corrió al alojamiento pero no la dejaron ingresar por no estar registrada entre los huéspedes. Cuando llegaron los Mossos d’Esquadra, la Policía de la ciudad, hallaron debajo de la cama de la habitación 704 encontraron el cuerpo del bebé. La muerte habría sido causada por asfixia.