Mirtha Legrand ya tiene todo preparado para volver a la conducción de sus míticos almuerzos del día domingo y fue Nacho Viale en sus redes sociales quien develó el misterio y dio detalles del estelar regreso.

Juana Viale ha reemplazado a su abuela durante el periodo de aislamiento.

La pandemia resultó muy dura para la conductora, que debió afrontar la muerte de su hermana Goldy y de Marcos Gastaldi, el exmarido de Marcela Tinayre en soledad, recluida en el aislamiento social obligatorio.

Pero al promediar más de 200 días en aislamiento, Mirtha tuvo su primer salida al aire libre cuando acudió a una visita al oftalmólogo y poco a poco se fue animando a reencontrarse con su público, que en la calle le pedía que volviera a conducir su programa a pesar de que Juana Viale cuidó muy bien el lugar. Pero finalmente se animó y, según informó Nacho Viale, el regreso tan esperado será el 19 de diciembre.

Mirtha Legrand con los invitados a su programa.

A mediados de marzo, la productora StoryLab dio a conocer a través de un comunicado, la situación de la conductora. “Debido a los hechos de público conocimiento y en el marco de priorizar la buena salud de la conductora y colaborar con las decisiones tanto del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como del gobierno nacional, Mirtha Legrand no conducirá sus clásicos programas de TV hasta nuevo aviso. La decisión fue tomada en conjunto por la productora StoryLab, eltrece y la propia conductora. En las próximas horas, se informará qué sucederá con las próximas emisiones de los programas”, señalaron. Posteriormente anunciaron que sería Juana quien la reemplazaría.

En su última aparición al aire, la diva había dicho que estaba muy angustiada, preocupada y muy mal anímicamente. Pero los meses pasaron y ahora ya está ansiosa por volver a sentir el cariño de sus televidentes.

Juana Viale junto a su abuela Mirtha Legrand (DYN)

Para su primer salida para hacer los controles médicos, Chiqui fue muy precavida y llevó su alcohol en gel y se puso barbijo, pero igualmente confesó que mucha gente la reconoció: “Cuando bajé del auto la gente me miraba. Con el tapabocas puesto dudaban de si era yo o no, pero era solo por un instante; enseguida reaccionaban y me reconocían. Mis ojos son identificables, es lo que más conoce el público de mí. Tantos años viéndolos, no hay barbijo que pueda con ellos”, comentó en diálogo con Teleshow.

Y sumó lo que sintió al poder salir nuevamente: “Fue una sensación muy rara salir de casa después de tantos meses. Mientras iba en el auto me llamó la atención la cantidad de gente con barbijo: el uso es total, también en los jóvenes”.