Ocho horas esperó una ambulancia, hasta que decidió que llegaría al hospital por sus propios medios, caminando y llevando a su papá, paciente de cáncer en los huesos, en silla de ruedas. Así, en plena noche, Lorena Ledesma emprendió el recorrido de 15 cuadras para conseguirle atención médica a su papá, Eduardo.

//Mirá también: Robaron una escuela en Merlo antes del comienzo de clases y se llevaron hasta las canillas

El estado de salud de Eduardo Ledesma, que vive en Merlo, provincia de Buenos Aires, había comenzado a desmejorar el miércoles al mediodía: el dolor aumentó y no le permitía moverse ni salir de la cama. Entonces Lorena hizo el primer llamado al 107 para pedir una ambulancia.

Le dijeron que el sistema estaba colapsado y que no había móviles disponibles en el momento, pero que enviarían uno apenas fuera posible. Algunas horas después, cuando volvió a llamar, le dijeron que no había registro de su primer pedido.

“A todo esto también llamamos a PAMI. Mi papá estaba cada vez peor. Nadie nos atendía ni nos daba respuesta. Nos abandonaron”, contó Lorena a Clarín.

Ante la falta de respuesta, acudió por ayuda a los bomberos y la policía, pero ambos le dijeron que no podían hacer nada. Por eso, ya entrada la noche, decidió llevar al hombre al hospital por sus propios medios.

Pero subirlo al auto era imposible, ya que Eduardo pesa más de 100 kilos y el dolor no le permitía apoyar los pies en el suelo.

“Tuvimos que pedirle prestada una silla de ruedas a un vecino y, como pudimos, lo sentamos a mi papá. Lo abrigamos con una frazada y lo llevamos. Fueron 15 cuadras desde la casa hasta la clínica”, relató la mujer.

Otros familiares, en el auto, iban alumbrando el camino para que la silla de ruedas se desplazara mejor. También grabaron parte del trayecto, que luego fue publicado en el portal Merlo Real Noticias.

En diálogo con Clarín Lorena aclaró que no tiene intención de “hacer política” con la difusión del hecho, sino que busca que algo así no vuelva a pasar. “Nos decían que no había ambulancias. Bueno... si no hay ambulancias, tienen que buscar la forma de ayudar a los vecinos, no abandonarlos de esta manera”, pidió.

Al llegar al hospital San Juan de Dios, un médico cuestionó la demora en el ingreso del paciente. “Nos preguntó por qué habíamos esperado tanto en llevarlo. Parecía una broma, pero le contamos y quedó asombrado por la falta de respuestas del servicio de emergencias”, dijo Lorena.

Eduardo fue finalmente atendido y quedó internado con oxígeno porque, según le explicaron, el corazón no latía con fuerza. Tiene neumonía y líquido en los pulmones.

“La desidia, la falta de interés y el abandono que hicieron con mi papá fue muy cruel. Te podés estar muriendo en tu casa que nadie parece querer ayudarte. Espero que ninguna persona vuelva a pasar lo que yo he pasado con mi papá”, cerró Lorena.