El Monseñor Oscar Ojea, obispo de la Diócesis de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, se dirigió este domingo hacia los precandidatos que se presentarán en las PASO de septiembre y les pidió que durante la campaña electoral pensaran en “las necesidades reales” de la gente en lugar de recurrir a “formas mezquinas e inmediatistas”.

Mirá también: Multaron a Viviana Canosa por haber tomado dióxido de cloro al aire

OJEA. Titular de la Conferencia Episcopal. (Archivo)

De cara a las Elecciones Primarias, la iglesia alertó sobre los resultados y conflictos que puede traer el período previo en el que los partidos compiten por conquistar a los votantes. Por eso mismo, el presidente del Episcopado llamó a optar por “la grandeza de la política”.

“Ha comenzado la campaña electoral y hemos escuchado insultos, descalificaciones, una suerte de guerra por quién aniquila primero al otro; con un abandono enorme sobre los problemas reales, sobre la gente concreta”, comenzó diciendo el Obispo.

Luego, se dirigió a los precandidatos y los convocó a que reflexionen. “Tenemos que alimentarnos para poder pensar hacia adelante y pensar con esperanza, pensar con sensatez y sin dejarnos llevar totalmente por el pensamiento emocional”, dijo.

La Comisión Ejecutiva de la CEA, es encabezada por el obispo de San Isidro, monseñor Osca Ojea. (Foto: Radio María)

Además, Ojea sugirió recurrir a “la encíclica Fratelli tutti del papa Francisco y al capítulo sobre la mejor política”, y recordó una frase del mismo. “Ante tantas formas mezquinas e inmediatistas de política, recuerdo que la grandeza política se muestra cuando, en momentos difíciles, se obra por grandes principios y pensando en el bien común a largo plazo”, citó.

También sostuvo que “pensar en los que vendrán no sirve a los fines electorales, pero es lo que exige una justicia auténtica”.

Por último, cerró su discurso con un deseo. “Que nos podamos alimentar de las necesidades reales de nuestra gente, para poder pensar en las ofertas electorales que se presentan y de este modo poder decidir sin estar influidos por estas insultantes palabras que se pronuncian continuamente de un lado y del otro y que impiden el pensamiento”, proclamó el Obispo.