El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el martes el retorno del país a la escena mundial y presentó a su equipo de política exterior y seguridad nacional, en el comienzo formal de la transición, mientras Donald Trump sigue sin admitir su derrota.

Estados Unidos está de vuelta. Listo para liderar el mundo”, dijo Biden en Wilmington, Delaware, junto a los primeros elegidos para altos cargos de su gobierno, todos enmascarados y distanciados por la pandemia del covid-19.

El grupo incluye a veteranos del gobierno de Barack Obama, del que Biden fue vicepresidente, pero es más diverso y revierte la postura de “Estados Unidos primero” de Trump.

Biden, quien será investido el 20 de enero, aseguró que el proceso de traspaso de poder “ya ha comenzado”, y que prevé recibir la información de inteligencia clasificada.

El lunes, Trump le dio luz verde a la transferencia del poder como lo prevé la ley recién este lunes, 16 días después de que su rival demócrata fuera declarado ganador. El republicano, que insiste sin pruebas en que ganó las elecciones del 3 de noviembre, sufrió un nuevo revés el martes cuando Pensilvania y Nevada confirmaron el triunfo de Biden.

En la entrevista con NBC, Biden dijo que en sus primeros 100 días como presidente afrontará la crisis del coronavirus, abandonará las políticas de Trump que “dañan” el medioambiente y promoverá leyes para ofrecer a millones de indocumentados un camino hacia la ciudadanía.

Mientras, Trump lleva semanas casi sin mostrarse en público, y no ha dicho ni una palabra sobre las elecciones.

La impugnación de la certificación de los resultados estatales parece no estar dando frutos para Trump, y Biden se encamina a ser declarado 46° presidente de Estados Unidos el 14 de diciembre, cuando se reúna el Colegio Electoral que constitucionalmente determina el ganador.

Biden, que obtuvo casi 80 millones de sufragios frente a los casi 74 millones de Trump, cuenta con 306 votos electorales contra los 232 del republicano.

El equipo

Las seis mujeres y hombres que Biden eligió como sus principales diplomáticos y asesores de inteligencia aseguraron que representan un retorno al multilateralismo, la cooperación global y la lucha contra el cambio climático.

“No podemos resolver los problemas del mundo solos”, dijo Antony Blinken, designado secretario de Estado.

El actual secretario de Estado, Mike Pompeo, criticó el llamamiento de Biden a una mayor cooperación internacional. “¿Más multilateralismo por el gusto de pasar el rato con sus colegas en una fiesta? Eso no es lo mejor para los intereses de Estados Unidos”, dijo a Fox News.

Pompeo dijo que no había hablado con Blinken, pero que “haría todo lo exigido por la ley” en el proceso de transición.

John Kerry, el exjefe de la diplomacia estadounidense bajo Obama a quien Biden eligió como representante especial para el cambio climático, dijo que Estados Unidos volverá al Acuerdo de París de 2015 que Trump abandonó.

Pero advirtió que “no es suficiente” para combatir el calentamiento global, y llamó a todos los países a que en la cita en Glasgow el año próximo “aumenten sus ambiciones”.

Linda Thomas-Greenfield fue elegida como embajadora de la ONU mientras que Jake Sullivan, quien asesoró a Biden en la era Obama, fue nombrado asesor de seguridad nacional.

Optó por el primer latino e inmigrante, Alejandro Mayorkas, nacido en Cuba, para encabezar el Departamento de Seguridad Interior (DHS), polémico durante el gobierno de Trump por imponer su dura línea antiinmigración.

Joe Biden, designó a Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Interior. Es el primer latino e inmigrante nominado para ese cargo (Foto: REUTERS/Joe Skipper/Archivo)REUTERS/Joe Skipper/File Photo

También eligió por primera vez a una mujer, Avril Haines, como directora de inteligencia nacional.

Y se espera que Janet Yellen, primera mujer en presidir la Reserva Federal (Fed, banco central), vuelva a hacer historia como la primera mujer secretaria del Tesoro.

Con información de AFP.