Pese a la falta de diálogo entre el oficialista Frente de Todos y la opositora Juntos por el Cambio en el Congreso, la aparición en escena de un nuevo proyecto de ley para pasar un mes las fechas de las primarias obligatorias y las elecciones generales indicaría que el Gobierno nacional no ha desistido de su idea de modificar el calendario electoral.

//Mirá también: Juntos por el Cambio acordó postergar un mes las PASO y las generales

El proyecto corresponde al diputado Marcelo Casaretto (FdT-Entre Ríos), y está alineado con el borrador que el Ministerio del Interior le presentó semanas atrás a la coalición opositora: llevar las PASO del 8 de agosto al 12 de septiembre y las generales, del 24 de octubre al 14 de noviembre.

“Mi proyecto plantea un acortamiento de la campaña electoral y la otra novedad respecto a las demás iniciativas, es que se invita a los gobernadores a unificar los calendarios electorales provinciales con el nacional”, explicó Casaretto a este medio.

Marcelo Casaretto(Archivo)

La invitación a los gobernadores para que convoquen a las elecciones locales en simultáneo con la Nación es clave a los fines de acotar las veces que la población deba movilizarse para votar en un contexto de pandemia.

El Frente de Todos y Juntos por el Cambio (también el resto de los bloque opositores) habían llegado a principios de abril a un acuerdo para modificar el calendario electoral. Se coincidió en que por razones sanitarias, el mes de agosto, época del año en el que se multiplican las enfermedades respiratorias, no es el más adecuado para celebrar las primarias.

Antes de Casaretto, el diputado Pablo Ansaloni (un exaliado del PRO que abandonó el bloque para integrarse a Unidad y Equidad Federal, espacio que suele votar en sintonía con el FdT) y los diputados radicales Emiliano Jacobitti y Carla Carrizo tienen iniciativas similares. El peronista Pablo Yedlin, en diciembre pasado, había impulsado otro proyecto, en este caso de suspensión de las PASO y avalado por una decena de gobernadores.

//Mirá también: Elecciones: el Gobierno conforma el Comando General Electoral con vistas a los comicios

Juntos por el Cambio dio el visto bueno al cambio electoral pero con una condición: que el proyecto de ley contemple una “cláusula cerrojo” por la cual el oficialismo se abstiene de impulsar otro cambio.

“El proyecto de Casaretto no tiene la cláusula cerrojo; seguimos sin ningún avance en las conversaciones. Hace 25 días que Massa no convoca a los presidentes de bloque, se ha vencido el protocolo sanitario para sesionar, nadie nos ha llamado para tratar el cambio de fecha electoral”, comentaron a este medio fuentes parlamentarias de la coalición opositora.

“No está la cláusula cerrojo porque no puede haber una ley que impida hacer otra ley”, explicó Casaretto.

El oficialismo no cierra la puerta al cambio de fechas de las eleccionesArchivo

En Juntos por el Cambio están los que especulan que el Poder Ejecutivo, en línea con el deseo de muchos gobernadores, no descarta la suspensión de las PASO. “Wado de Pedro y Máximo quieren las primarias, pero los gobernadores no”, dijo a este diario un diputado de JxC que participó de las negociaciones que tuvieron al ministro de Interior como protagonista.

Los tiempos corren y el apremio crece. El próximo lunes 10 el Presidente Alberto Fernández tiene que convocar por decreto a las elecciones primarias y a las generales de acuerdo a lo que indica la ley. Es decir, PASO el 8 de agosto, y generales del 24 de octubre. “Esto no es un impedimento para que después del 10, el Congreso modifique con una ley las fechas del cronograma electoral original. Una ley tiene más peso que un decreto”, explicaron desde el Gobierno. La puerta, dicen, sigue abierta.

Para modificar una ley electoral se necesita en Diputados la mayoría calificada de 129 votos. El oficialismo podría conseguirlos en base a acuerdos con bloques minoritarios. Pero, según especuló un diputado opositor, el Frente de Todos necesita un acuerdo amplio con Juntos por el Cambio que abarque todas las jurisdicciones, para que las provincias y sus legislaturas puedan ajustar los cronogramas electorales del distrito. Mendoza, por ejemplo, acaba de oficializar que hará sus elecciones en simultáneo a las nacionales por lo que depende de que haya una definición.

En Diputados es un interrogante cuándo se convocará al plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Legislación General para tratar los proyectos de cambio de fecha electoral. Fuentes del Ministerio del Interior dijeron a este medio que si bien no está pautada en lo inmediato una reunión del ministro con la oposición para tratar este tema, “nada está cerrado”.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires