En los últimos años, el fútbol de China acostumbró a tener un mercado de pases movido, repleto de figuras. Es que millonarios desembarcaron en la liga asiática para hacer negocios y contrataron a estrellas. Sin embargo, hay un caso que parece que va en contra de esta tendencia…

//Mirá también: Jordi Alba, sobre el fututo de Lionel Messi en Barcelona: “Esperemos que no sea su último partido en el Camp Nou”

Zibo Cuju FC, club que compite en la segunda división china, fue adquirido por He Shinua, de 35 años, quien hizo una fuerte inversión a cambio de ser el socio mayoritario de la institución. Mientras que algunos apostaron montañas de dinero para traer jugadores de la talla del brasileño Oscar, él obligó al entrenador del equipo a que ponga a su hijo.

Oscar llegó a Shanghai Shenhua en 2017 procedente de Chelsea.Reuter

Hongyi Huang no tuvo otra opción que acatar las órdenes. Así, el joven ingresó este fin de semana en el campo de juego, a pesar de no estar en forma: pesa 126 kilogramos. Sus funciones durante el partido ante el rival de turno fueron las de ejecutar todos los balones detenidos.

//Mirá también: Kun Agüero, muy cerca de Lionel Messi: Barcelona lo sigue y es prioridad

De todas formas, Zibo Cuju FC, que no viene teniendo una buena temporada -tiene un punto en cinco fechas, le marcaron 10 goles y convirtió tan solo dos- perdió su encuentro y está último en la tabla general.

El dueño, uno más del equipo

Al comprar la institución, el millonario puso como condición que él también sea parte del plantel que compite en la segunda división de China. Tiene la camiseta número 10.

Aunque no juega mucho, el 4 de mayo tuvo su debut en el 0 a 0 ante Sichuan Jiuni (del mismo grupo inversor del Manchester City, el último campeón de la Premier League). En ese cotejo participó de los últimos siete minutos y no tocó la pelota.

El caso de He Shinua no fue el primero. Es que en 2007, Zhu Jun, dueño de Shanghai Shenhua, disputó cinco minutos en un duelo amistoso entre su equipo y el Liverpool.