A dos meses de la aprobación de la ley que exime del pago del impuesto a las Ganancias a quienes cobran más de $150.000, el Gobierno anunció que la devolución comenzará a partir de julio.

//Mirá también: Cambios en el Impuestos a las Ganancias: el Gobierno reglamentó la nueva ley

En este martes feriado del 25 de mayo, se publicó la reglamentación pero aún falta la participación de la AFIP para que comience el reintegro. En principio se iba a realizar en mayo, luego en junio y, finalmente, se acordó que iniciará en julio y en 5 cuotas, terminando los pagos en noviembre. En ese mes, se harían las elecciones legislativas.

Mientras se esperan los últimos detalles, las 1.2 millones de personas que pagan el impuesto, que comprende a los trabajadores que cobran mas de $150.000 brutos y los jubilados que reciben el equivalente a 8 jubilaciones mínimas, continuan esperando la devolución que el Gobierno les retuvo desde enero y dejar de pagar los próximos meses.

La semana pasada el Gobierno había anunciado un paquete de ayuda en el contexto de la segunda ola de coronavirus que, además de reforzar el REPRO II y ampliar la Tarjeta Alimentar, reintegrará el impuesto a las Ganancias. El paquete le costará $480.000 millones al Estado.

Impuesto a las Ganancias según el sueldoFoto: Clarín (Fuente: Lisicki, Litvin y Asociados)

A partir de ahora, quienes integren el paquete cobrarán el aguinaldo en junio y en los próximos cinco meses, la devolución del impuesto.

¿Cuál fue la causa de la demora?

Debido a la implementación del paquete de ayuda, el ministro Martín Guzmán prefirió demorar la aplicación de la nueva ley para cuidar el dinero estatal. Los gastos generados por las nuevas restricciones de las segunda ola habían complicado el costo fiscal.

//Mirá también: Diputados aprobó el proyecto sobre Ganancias para las empresas y fue enviado al Senado

En el paso de esos meses, en el Congreso se aprobaron los cambios de los impuestos a las Ganancias para las empresas y el Tesoro refinanció la deuda en pesos. De este modo, el fisco dejará de percibir ingresos por $45.000 millones durante este año. Las nuevas alícuotas para las empresas será de $320.000 millones.

Guzmán, entonces, logró empujar los nuevos gastos un tiempo más y ayudar a los trabajadores con un ingreso “extra”, convenientemente, en los meses previos a las elecciones.

De este modo, el Gobierno estima que el dinero otorgado a los trabajadores volverá en el consumo y, así, ayudará al fisco y a la clase media. Pero de llegarse a volcar en el dólar blue, generaría mayor demanda y una mayor brecha cambiaria.