Pocas horas después de confirmarse la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), la Conferencia Episcopal Argentina emitió un comunicado en contra y afirmó que “esta ley que ha sido votada ahondará aún más las divisiones en nuestro país”.

Asimismo, la misiva agrega: “Lamentamos profundamente la lejanía de parte de la dirigencia del sentir del pueblo”.

“Tenemos la certeza de que nuestro pueblo seguirá eligiendo siempre toda la vida y todas las vidas”, continúa el texto firmado por la Conferencia Episcopal Argentina, y publicado este miércoles en la web oficial de la institución presidida por el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea.

“Seguiremos trabajando por las auténticas prioridades que requieren urgente atención en nuestro país: Los niños y niñas que viven en la pobreza en cantidad cada vez más alarmante, el abandono de la escolaridad por parte de muchos de ellos”, agrega.

Luego, refiere a otras prioridades: “La apremiante pandemia del hambre y la desocupación que afecta a numerosas familias, así como la dramática situación de los jubilados, que se ven vulnerados en sus derechos una vez más”.

Este último punto, en aparente referencia a la nueva ley de movilidad jubilatoria que se aprobó el martes en Diputados.

“Abrazamos a cada argentina y a cada argentino; también a los diputados y senadores que valientemente se han manifestado a favor del cuidado de toda la vida. Defenderla siempre, sin claudicaciones, nos hará capaces de construir una Nación justa y solidaria, donde nadie sea descartado y en la que se pueda vivir una verdadera cultura del encuentro”, cierra el comunicado.