El partido de Boca por los octavos de final de la Copa Libertadores terminó en escándalo. Luego de un gol mal anulado y con la eliminación del conjunto argentino hubo incidentes en la zona de los vestuarios.

//Mirá también: Copa Libertadores: el VAR volvió a anularle un gol a Boca ante Atlético Mineiro

Según algunas imágenes que circularon por las redes sociales, se ve a los jugadores de Boca enfrentarse con dirigentes y miembros del staff del Minerio. En las imágenes se alcanza a ver a Pavón tirando algunas botellas, a el jugador Villa también arrojando objetos y a el Patrón Bermúdez, que enojado insulta a los brasileros.

En las imágenes que tomaron repercusión en Twitter se ve luego a la policía arrojando gas pimienta para disipar los incidentes. En los videos se ve a algunos jugadores de Boca alcanzados por el gas y sufriendo sus consecuencias.

Luego se conoció un video en donde se ve a los defensores Izquierdoz y Marcos Rojo directamente a las piñas con parte del equipo de Mineiro. Incluso el exdefensor del Manchester United parece darle una trompada a uno de los miembros de seguridad del equipo brasileño.

¿Qué pasó? el jugador Weigandt aprovechó un error del arquero Éverson después de un tiro libre y abrió el marcador. Pero la anotación fue anulada por fuera de lugar de González luego de que el árbitro consultara al VAR, lo que generó el enojo de titulares y suplentes de Boca.

Allí comenzó una presión sobre el árbitro cuando consultaba la cabina, y una reacción de los brasileños, que intentaron alejar a los argentinos. El ambiente de confusión tuvo origen en el partido de ida, en el que el VAR también anuló un gol que le hubiera dado la victoria al xeneize, en una decisión controvertida que obligó a la Conmebol a sancionar al equipo arbitral. La confusión en el partido de vuelta le costó la expulsión de un miembro de la comisión técnica de cada lado.

En el partido de ida ya le habían anulado un gol a Boca y justamente un gol al “Pulpo” González. Los árbitros de ese partido fueron suspendidos.