La búsqueda de la avioneta en la que viajaba Emiliano Sala continúa sin arrojar rastros, pero la investigación del caso sumó un nuevo nombre: Mark McKay, quien actuó de intermediario en el traspaso del futbolista argentino al Cardiff City.

Mark, hijo del reconocido agente de futbolistas Willie McKay, reconoció en las últimas horas que él contrató la avioneta PA-46 Malibu en la que Sala viajaba desde Nantes a Cardiff para sumarse a su nuevo club, luego de despedirse de sus compañeros del Nantes francés.

Mark McKay reconoció haber contratado el avión que trasladaba a Emiliano Sala rumbo a Cardiff, Gales.

Diversos medios estadounidenses y británicos señalaron a los McKay como los dueños de la aeronave. Sin embargo, Mark afirmó que "el avión involucrado en este terrible episodio no es de mi propiedad ni de ningún miembro de mi familia".

"Las familias de Emiliano y la del piloto son lo más importante en nuestros pensamientos y oraciones. Conocía bien a Emiliano, era una persona maravillosa y me siento afortunado de haberlo conocido", explicó el agente

Willie Mckay es un reconocido agente británico de futbolistas y padre de Mark.

Según el sitio Wales Online, Willie y Mark McKay son hombres muy ligados al fútbol, tienen una empresa con sede en Glasgow, Escocia, llamada Excelfoot, y suelen mediar en transferencias de futbolistas de la Ligue 1 de Francia y la Premier League inglesa.

Mark posee una licencia de representante de la FA (la Asociación de fútbol inglesa), cuyo número para operar es IMS000486. También cuenta con vínculos en las compañías de bienes raíces Bawtry Sports Village Ltd y Bawtry Leisure Park Ltd.

Mark McKay es un empresario ligado al mundo del fútbol y los bienes raíces.

El sitio Transfermarkt informó que, dentro de los fichajes más importantes en los cuales trabajó aparece el de Dimitri Payet, del Olympique Marsella al West Ham en 2015, a cambio de 10.7 millones de libras.

El Piper PA-46 Malibu está registrado en la base de datos de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos bajo la empresa británica Southern Aircraft Consultancy Inc Trustee, ubicada en Bungay, Inglaterra. Al ser consultada por la cadena BBC, la compañía afirmó ser la administradora del avión; pero no la dueña del mismo