El país asiático colocó la sonda Chang'e-4 con el propósito de realizar tareas de observación astronómica de radio de baja frecuencia.


Una sonda en la cara oculta de la Luna fue colocada este jueves por China, con el objetivo de realizar tareas de observación astronómica, detección de composición mineral y estructura de la superficie poco profunda, a la vez que estudiar el medio ambiente de esta parte del satélite natural terrestre a la que jamás se había llegado.

“Un gran hito en la exploración humana del universo”, indicó la prensa estatal sobre la llegada, a las 10.26 hora de China (antes de la medianoche argentina), de la sonda Chang’e 4 al cráter Von Karman de la cuenca Aitken, en el polo sur del satélite, informó la agencia EFE.

Foto: HANDOUT / China National Space Administration / AFP.

La Administración Nacional del Espacio de China (ANEC) indicó que el alunizaje se produjo después de que el Centro de Control Aeroespacial de Pekín diera la orden a las 10.15 hora local, a partir de lo que la sonda inició el descenso desde el punto más cercano de su órbita, a 15 kilómetros de la Luna.

Desde entonces, transcurrieron 12 interminables minutos para los ingenieros chinos: la velocidad respecto a la Luna se fue reduciendo de 1,7 kilómetros por segundo a prácticamente cero y la inclinación se modificó cuando quedaban entre 6 y 8 kilómetros hasta la superficie lunar.

Ficha sobre el alunizaje de una sonda china en la Luna – AFP / AFP

Cuando solo faltaban 100 metros, la Chang’e 4 planeó para identificar obstáculos y medir las pendientes de la superficie y seleccionó una zona lo suficientemente llana en la que descender de forma lenta y vertical.

“Fue un gran desafío en muy poco espacio de tiempo, con gran dificultad y riesgos”, describió el jefe de los diseñadores del programa de exploración lunar chino, Wu Weiren, en declaraciones publicadas por al agencia estatal de noticias Xinhua.

A la llegada, y ya de nuevo bajo control de Pekín, la sonda desplegó los paneles solares y las antenas, tomó las primeras fotografías detalladas que existen de la cara oculta de la Luna y las envió a la Tierra, rebotándolas a través de Queqiao, un satélite chino.

La misión realizará tareas de observación astronómica de radio de baja frecuencia, detección de composición mineral y estructura de la superficie lunar poco profunda, así como de medición de la radiación de neutrones y átomos neutrales para estudiar el medio ambiente en la cara oculta de la Luna.

Wang Xu/China Space News via REUTERS

Asimismo, está previsto que cultive verduras y flores en un recipiente hermético, como parte de una serie de experimentos diseñados por 28 universidades de China.






Comentarios