Fue sin previo aviso y ordenado por la Conmebol, a cuatro días de la final de la Copa Libertadores.


El plantel de River se sometió este martes a un control antidoping ordenado por la Conmebol de cara a la revancha de la final de la Copa Libertadores del próximo sábado ante Boca en el Monumental. También lo hicieron en el equipo de Guillermo Barros Schelotto casi en simultáneo. 

El control fue para todos los jugadores que componen el plantel que dirige Marcelo Gallardo en la previa de un nuevo entrenamiento en el River Camp de la localidad bonaerense de Ezeiza.

El procedimiento es habitual en esta clase de partidos y está estipulado en el reglamento. La FIFA también lo aplica en partidos entre seleccionados y el club de Núñez fue el primero en recibir a la delegación de Conmebol a cuatro días de la final.

El plantel de Boca también fue sometido al análisis impuesto por la Conmebol en Casa Amarilla, horas después del mismo procedimiento que se le efectuó al plantel de River. Los jugadores a los que se le hizo el control fueron los 18 que firmaron la planilla el domingo 11 de noviembre en La Bombonera, día en que se jugó la primera final, que terminó con empate en dos goles.

El equipo de Gallardo tuvo una mala experiencia en la Copa Libertadores 2017 cuando el defensor Lucas Martínez Quarta y el volante uruguayo Camilo Mayada dieron positivo en diferentes controles y afrontaron siete meses de suspensión.

Camilo Mayada y Lucas Martinez Quarta (Reuters).






Comentarios