Con esta asignación muchos más trabajadores asalariados se verán afectados por el tributo, porque al no ser remunerativa, los salarios de bolsillo crecerán y superarán el piso no imponible.


El interbloque Argentina Federal en el Senado presentó este miércoles un proyecto de ley para evitar que el bono de $5.000 pesos que cobrarán los trabajadores privados y públicos de la administración nacional se vea afectado por el impuesto a las Ganancias.

Actualmente los trabajadores soltero y sin hijos que ganan desde $29.855 netos deben afrontar el tributo. Y en la misma situación están los casados con dos hijos de hasta 18 años, quienes tributan a partir $39.495 pesos mensuales de salario de bolsillo.

Con esos pisos, el impuesto a las Ganancias afecta actualmente a 1.939.994 trabajadores. El año pasado lo pagaban 1.990.349; en 2016, el tributo afectaba a 1.688.141; y en 2015 eran 1.194.149 personas. Aquí están incluidos jubilados y pensionados, que no cobrarán un plus.

Con un bono de $5.000 muchos más trabajadores asalariados se verán afectados por el tributo, porque al no ser remunerativa esta asignación, los salarios de bolsillo crecerán y superarán el piso no imponible.

En el interbloque Argentina Federal que comanda el senador Miguel Ángel Pichetto calculan que trabajador soltero que actualmente percibe un salario de $26.000 en mano todos los meses, tendrá que pagar Ganancias si su empleados le abona el bono.

Miguel Ángel Pichetto, en la sesión de este miércoles en el Senado. Foto: EFE.

En el espacio político peronista sostienen entonces que es “razonable y responsable” impulsar una iniciativa para impedir que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) retenga el porcentaje del impuesto. “Hay que darle un alivio parcial al salario”, afirman en el Senado.

“Surge claramente la necesidad de sostener la capacidad de compra del salario de los trabajadores, máxime teniendo en cuenta el deterioro que viene sufriendo la remuneración del asalariado producto del sostenido incremento de los precios”, dice la iniciativa.

Este proyecto de ley no será tratado durante la maratónica sesión que el Senado inició este miércoles poco después de las 14 para debatir y sancionar el Presupuesto 2019. La vicepresidente Gabriela Michetti la citó con carácter de “especial” y no se admiten asuntos por fuera del temario. El tema quedará para la próxima sesión.

Si bien el bono no es remunerativo (no tiene aportes ni descuento para la jubilación) podría tenerlos para la obra social y el sindicato si así se determina. Y esos conceptos deben pagar Impuesto a las Ganancias, incluyéndolos en el cálculo de la retención que se efectúe en diciembre.

Esto responde a que el decreto establece el marco dentro del cual se debe abonar la asignación especial, pero la “letra chica” respecto de cómo se pagará quedó para que lo defina cada sector dentro del convenio colectivo de trabajo.

Todo esto indica que un soltero con sueldo bruto de $34.665 incluyendo el aguinaldo pagaría cero pesos sin bono y $77 pesos en caso de cobrar la primera cuota del bono, es decir, unos 2.500 pesos.

El decreto de necesidad y urgencia consensuado por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, con empresarios y sindicalistas establece “una asignación no remunerativa” para todos los empleados “en relación de dependencia”, a pagarse en diciembre y febrero.

Un trabajador soltero que perciba un sueldo bruto de $70.414 considerando también el aguinaldo, tendría que abonar $6.618 en concepto de Ganancias sin el bono y $7.457 si cobra el bono, por lo que la diferencia es de $1.126.






Comentarios