Mientras los hinchas esperan que la Conmebol defina si la super-final de la libertadores se jugará hoy, recordamos otro histórico Boca-River suspendido por lluvia.


Los hinchas de ambos equipos están expectantes. Boca preparó la bombonera porque no quiere que lo que pasó un 21 de marzo de 2010 se vuelva a repetir: las fuertes lluvias hicieron suspender un Superclásico a 10 minutos de haber comenzado.

En esa ocasión, de todas formas, Boca se llevó el triunfo, en un partido que se finalizó cuatro días después. Dos goles del chileno Gary Medel le dieron al xeneize la victoria. 

Luego de eso el sistema de drenaje de la Bombonera se modificó para que las fuertes lluvias, como la de este sábado, no sean problema. Pero mientras la Conmebol espera para definir si el partido podrá jugarse, el recuerdo de ese 21 de marzo está latente en los medios y en la memoria de los fanáticos. 

Hasta las 14 hs. no se definirá si se va a jugar o no el partido. Los hinchas, por el momento, buscan maneras de superar el estrés






Comentarios