Este domingo, el país vecino votará presidente tras una campaña polarizada entre Bolsonaro y Haddad.


Luego de meses de una de las campañas más imprevisibles y polarizadas de su historia, este domingo 7 de Octubre Brasil votará presidente. El resultado mantiene expectante a toda la región y especialmente a la Argentina, que en plena tormenta económica espera una consolidación de la recuperación de su principal socio comercial. Según informó La Nación, las encuestas le dan una clara ventaja (35%-22%) al diputado ultraderechista Jair Bolsonaro frente al izquierdista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT).

Las políticas en materia económica que podría aplicar el candidato que resulte elegido no despejan la incertidumbre sobre los desafíos urgentes de Brasil. De acuerdo al diario, es una certeza que el presidente que asuma el 1º de enero próximo deberá enfrentar crecientes problemas estructurales, como un déficit fiscal y financiero de 7% del PBI y un sistema previsional que los analistas califican como “excesivamente oneroso”.

Seguidores del candidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT), Haddad, asisten a un acto de campaña. (DPA)

Bolsonaro, además de ser el candidato que lidera las encuestas, es por su ideología política quien parece tener el beneplácito de los mercados, que reaccionaron al alza en los últimos días cuando las encuestas mostraron un crecimiento en su intención de voto. Si bien entre sus propuestas se encuentra la promesa de cerrar el déficit fiscal en su primer año de mandato, la falta de apoyo legislativo y su rechazo por la mayoría de los partidos tradicionales complicarían la posibilidad de generar consensos para llevar adelante las ambiciosas reformas que propone.

Según explicó Marcos Muñiz, analista de Comercio Exterior & Latam de Abeceb, “La agenda de política económica que propone Bolsonaro responde a las demandas del mercado, pero la incertidumbre es cómo las llevaría adelante, ya que no tiene mucho consenso en la población. Entonces, cómo se traduciría en medidas concretas no es tan claro, y eso podría traducirse en mucha volatilidad”. Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI, coincidió en que “un líder volátil y cambiante como Bolsonaro podría ser riesgoso“.

El candidato Jair Bolsonaro mostrando una figura de si mismo en una carrera en Curitiba, Brazil. (REUTERS)

Por otro lado, Haddad aparece como el candidato de la base electoral con más demanda social, pero a su vez tendría un apoyo legislativo más amplio que Bolsonaro. Según analizó Muñiz, “Los mandatos anteriores de Luiz Inacio Lula da Silva arrancaron con discursos muy de izquierda, pero luego supo moderarse. El PT es capaz de mutar a una política económica de consenso. Hay propuestas que al mercado lo asustan mucho, como aplicar impuestos a la renta financiera”.

El analista agregó que “La deuda pública de Brasil crece a un ritmo vertiginoso. No hay mucho financiamiento para un potencial populismo. Haddad posiblemente moderaría su discurso, ya que no hay mucho margen para que se desvíe. Además, reconoce el problema de las finanzas públicas”.

Este año, la economía brasileña crecería 1,4%, y el próximo, 2,5%, según las últimas estimaciones oficiales. En tanto, en el gobierno argentino miran con buenos ojos el comienzo de un nuevo mandato que le permita avanzar con las negociaciones de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea.






Comentarios