El ministro de Hacienda brindó los detalles del proyecto y contestó preguntas de los bloques opositores. No habrá otro default, afirmó.


Tras presentar el proyecto de Presupuesto 2019, el ministro de Hacienda  Nicolás Dujovne defendió ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda la iniciativa con el objeto de comenzar el debate del proyecto enviado por el Ejecutivo.

Dujovne amplió los detalles del proyecto y contesta las preguntas de los legisladores de diferentes arcos políticos. Se espera una larga jornada parlamentaria, ya que se estima que el encuentro duraría unas ocho horas.

En el comienzo de su ponencia, el ministro negó que Argentina esté negociando una posible dolarización de la economía, tal como sugirió Larry Kudlow, uno de los principales asesores del presidente estadounidense, Donald Trump.

“No puedo adelantar el resultado de la negociación con el FMI. Lo que sí quiero decir es que la Argentina no está embarcada en ninguna negociación de ningún esquema cambiario de las cualidades que se mencionan. No hay ningún cambio en el esquema monetario”, sostuvo. 

Por otro lado, Dujovne no descartó que esté negociando con el Fondo Monetario Internacional (FMI) una ampliación del préstamo al país en 20.000 millones de dólares.

“Estoy efectuando la negociación con el Fondo en pleno uso de mis facultades, no puedo adelantar el resultado de la negociación que estamos teniendo, que será comunicada en los próximos días y ustedes la conocerán mucho antes de que se vote el Presupuesto de la Nación”, remarcó Dujovne, al responder una pregunta de Diego Bossio.

“La Argentina ha adoptado un esquema de cambio flotante, que con diversas variantes es el que va a mantener este Gobierno. Pensamos que tenemos que hacerle algunas modificaciones al esquema de metas de inflación inicial, pero les quiero transmitir a todos los argentinos que no hay ningún cambio en el esquema monetario que planteará la Argentina hacia adelante, más allá de detalles técnicos específicos que se plasmen en el acuerdo que daremos a conocer”, agregó.

“Operaciones menores”

Dujovne también aseguró que “la Argentina no planea ningún megacanje ni ninguna reestructuración de su deuda” al responder otra pregunta de Bossio referida a un cambio a la ley de Administración Financiera que le permite al Gobierno renegociar operaciones de deuda sin autorización del Congreso.

El ministro le bajó el tono a esta propuesta de modificación que incluye el Presupuesto 2019 en su artículo 53, que establece que el Ejecutivo podrá realizar operaciones de crédito público para reestructurar deuda “mediante su consolidación, conversión o renegociación, atendiendo a las condiciones imperantes del mercado financiero”.

De esta manera, cambia los requisitos del artículo 65 de la ley de Administración Financiera, que determina que para reestructurar deuda se debe cumplir o una mejora en el plazo, o en el monto o en los intereses de la deuda.

“Venimos aquí, al Congreso, a traer una propuesta que le permita a la Argentina ahorrar dinero y mejorar el perfil del endeudamiento. Porque cuanto más deuda en pesos tengamos, y eso no implica un costo prohibitivo, nos protegemos de la volatilidad que tiene el tipo de cambio, nos permite eventualmente llevar adelante operaciones que nos pueden hacer bajar el costo del endeudamiento”, dijo Dujovne.

Sostuvo que la redacción actual de la ley de Administración Financiera, sancionada en 1992, “hoy no nos permite llevar adelante operaciones que mejorarían el perfil de endeudamiento de la Argentina”.

“Si en condiciones de mercados quisiéramos ofrecer un canje voluntario de deuda en dólares por deuda en pesos (…), hoy no se podría llevar adelante sin una modernización de la Ley de Administración Financiera. Uno no puede venir al Congreso a pedir autorización para cada una de esas operaciones, que son menores, que se hacen de manera semanal. Estamos colocando letras en pesos de manera semanal o quincenal”, aseveró Dujovne.

Qué indica el proyecto

Lo que contempla el texto de la ley es una variación anual de la inflación del 34,8% (prevé una desaceleración para llegar al 23% anual para diciembre), prevé una caída de 0,5% del PBI y un dólar promedio de 40,10 pesos. También, entre los puntos principales de la iniciativa se encuentra llegar al déficit cero, modificaciones impositivas y suba de retenciones.

Además, se proyecta una baja del 1,6% del consumo privado, del 3,4% en el consumo público y del 9,7% en inversión. Mientras que, se espera un crecimiento del casi el 21% para las exportaciones.

Desde el oficialismo, esperan que se pueda emitir dictamen el martes 2 de octubre; en el caso de que se llegue al consenso, el miércoles 10 de octubre se debatiría en el recinto de la Cámara Baja.

Con la colaboración de la Corresponsalía Buenos Aires.




Comentarios