José López, exsecretario de Obras Públicas, vinculó a intendentes con las coimas al ampliar este jueves su declaración ante el fiscal Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadio en el marco de la causa por los cuadernos K.

El exfuncionario brindó más detalles y espera que el juez homologue el acuerdo para convertirse en arrepentido.

En su declaración, manifestó que teme por su seguridad y hasta hizo referencia a la muerte del fiscal Alberto Nisman, informó la agencia Noticias Argentinas.​

Según publicó Clarín, aportó mas información sobre el sistema de recaudación ilegal a través de la obra pública e insistió que los bolsos que llevó al convento ubicado en General Rodríguez estaban vinculados con el circuito de coimas que está bajo investigación.

Realizaron una inspección ocular en el convento de General Rodríguez.

López había declarado que Cristina y Néstor Kirchner eran los encargados de manejar la recaudación de las supuestas coimas que pagaban los empresarios de la construcción y del sector energético.

Asimismo, confesó que seguía "los lineamientos de Julio De Vido" y que la relación que tenía con Néstor era "de jefe".

"Los bolsos tienen relación con las coimas que se investigan en esta causa, son parte de la misma maniobra", expresó López sobre los U$S 9 millones por los que terminó en prisión. Y admitió que lo que se "se cobraba a las empresas eran coimas".

Además, indicó que entre las principales firmas implicadas en este circuito de fondos ilegales se encontraba "Esuco, la principal empresa de Carlos Wagner".

Por último, también había apuntado contra Máximo Kirchner al hablar sobre La Cámpora y la recaudación ilegal de supuestos sobornos que empresarios le pagaban a exfuncionarios para financiar las campañas electorales.