La presidencia del Senado, a cargo de Gabriela Michetti, publicó un decreto en el que oficializó los recortes en la Cámara Alta para lograr una disminución del 30% del gasto. Para tal objetivo, se busca el "uso eficiente y racional de los recursos públicos".

El Gobierno propuso el mes pasado a las provincias que el ajuste se iba a dividir: 66% para Nación y 33% en las provincias. Sin embargo, ante la presión del presupuesto 2019, mejoró la propuesta inicial que había preparado y pasó a asumir la mayor parte del ahorro que deberá hacer el país para cumplir con la meta del 1,3% comprometida con el Fondo Monetario Internacional.

Volviendo al recorte en el Senado, se supende "la prestación y/o adquisición, bajo cualquier tipo de modalidad, de elementos ornamentales, obsequios protocolares y/o conmemorativos y servicios de gastronomía para eventos".

En tanto, las capacitaciones no autorizadas pasaron a formar parte del pasado, por lo que la asistencia a congresos, seminarios y cursos quedó restringida. Mientras que suspendieron los viáticos y los pasajes solo podrán ser en clase económica, a menos que se trate de vuelos de más de ocho horas.

Asimismo, los senadores no podrán llevar a más de un agente en cada comitiva. Además, los asesores y el personal no podrán recibir pasajes o viáticos.

También, se limitó la provisión de bebidas e infusiones en los despachos de los senadores, aunque habrá bidones de agua.

Por último, no habrá entrega de diarios y revistas, y sólo entregaran dos celulares por senador y/o secretario de Cámara.