Tras el comunicado, Europa y México anunciaron medidas recíprocas, exacerbando la tensiones comerciales.


El gobierno del presidente Donald Trump anunció el jueves que impondrá aranceles a las importaciones de aluminio y acero provenientes de Europa, Canadá y México.

El secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross, dijo que habrá un arancel de 25% para el acero y de 10% para el aluminio importado, conforme a las multas que el gobierno ya había establecido pero que había exentado para dar tiempo a las negociaciones.

Ross dijo que las conversaciones con Canadá y México sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) “están tardando más de lo que esperábamos”. Mientras que en las negociaciones con Europa hubo “algunos avances”, pero no lo suficiente como para que amerite una extensión de la exención.

“Seguimos estando bastante dispuestos y ciertamente ansiosos de tener más negociaciones”, sostuvo Ross. Además planea viajar a China el viernes para tener negociaciones con representantes de este país.

Las preocupaciones por la guerra comercial ya están afectando la seguridad de los inversionistas y podría entorpecer el repunte de la economía mundial.




Comentarios