La conductora de Canal 26 recordó el hecho más traumático de su vida y contó cómo la afectó.


Romina Malaspina, que en los últimos meses estuvo en boca de todos, este sábado fue de invitada al ciclo “PH Podemos Hablar” en donde contó una historia traumática de su infancia. La conductora de Canal 26 rememoró el momento más difícil de su vida: “Tuve un intento de violación a los diez años que me dejó un trauma muy grande que me duró los dos años siguientes”.

Según explicó, de más chica le costaba hablar del tema pero ahora siente que pudo “cerrar y dejar atrás esa etapa”. Y admitió que ha podido capitalizar el hecho “como una experiencia”.

“Estaba en el barrio de mi casa, en Mar del Plata, andando en bicicleta y un tipo me agarra, tapándome la boca, y me lleva a una casa. Tira la bicicleta al piso y me intenta meter adentro de una casa. No llegó a pasar nada: me resistí, me resistí… Fue muy fuerte y traumático todo ese momento porque era como eterno, no se terminaba más pero pude zafar”, relató.

Malaspina explicó cómo hizo para escapar: “Zafé porque una vecina que pasó pidió auxilio. Empezó a los gritos y esta persona se asusta y se va corriendo. Nos dimos cuenta de que había un auto afuera que estaba en combinación (con el abusador) y fue todo sincronizado. El tipo sale corriendo, sale el auto y fue como una cosa de ‘Dios, menos mal que no me pasó nada’, porque estuve cerca de que me llevaran. No solo me salvé de una violación, sino quizás también de que me secuestren, de no ver más a mi familia. Me traumó mucho. No me imaginé que me podía secuestrar ni hacer nada, lo veía como un tipo que estaba parado en la esquina paseando al perrito…”

La ex Gran Hermano 2015 contó que hizo la denuncia en la Comisaría de la Mujer y que estuvo “en shock un día entero”. Y detalló: “No entendía, me parecía muy fuerte todo lo que había pasado: el intento de manoseo, todo. Nunca lo pudimos identificar. Tuve un pequeño trauma ese año porque lo veía… Me pasaba que no quería salir ni siquiera a la calle para ir al supermercado con mi mamá. Me pasaba que cualquier persona que veía, yo veía a esa persona, entonces no podía diferenciar quién era y no podía continuar con mi vida”.

“Me encerré en mi casa y empecé a jugar mucho a los videojuegos. Me salió como mi faceta masculina. Tengo un hermano más grande, entonces me aferré mucho a eso y nos la pasábamos jugando a juegos online. Me guardé mucho en mi casa. Lo hice como muy interno, digamos”, detalló.

Romina Malaspina (Instagram)

Ante semejante relato, el resto de los invitados quedó en silencio y Andy Kusnetzoff, el conductor del programa, se limitó a responder: “Gracias por compartirlo”.

Si sufrís violencia de género, llamá al 144: es gratis y atiende las 24 horas.




Comentarios