La cuarentena profundizó la baja en la recaudación tributaria por la disminución en el consumo.


La recaudación tributaria mostró un alza nominal anual del 20,1% en junio, aunque términos reales (descontando la inflación) anotó una baja del 15,2%, por lo que acumuló siete meses de retracción en medio de un exponencial aumento de las necesidades fiscales del Gobierno.

Según informó la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el ingreso de recursos tributarios a las arcas del Estado nacional ascendió hasta los 545.962,8 millones de pesos. En términos nominales, aumentó 9,3% respecto de mayo (muy por arriba de la inflación).

A lo largo del primer semestre de 2020 los ingresos tributarios alcanzaron los 2,8 billones de pesos, lo que significó un aumento del 26,7% interanual. El Indec dará a conocer la inflación recién el 15 de julio, pero cálculos privados indican que habría estado en el 42% anual.

En el informe mensual, la AFIP dijo este jueves que la transición del aislamiento social a distanciamiento social que rehabilitó en gran parte del país la producción y el comercio atenuó en junio el efecto de la caída en el nivel de actividad sobre la recaudación tributaria.

AFIP

Según datos deflactados por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), la recaudación tributaria nacional había caído 22% en términos reales en mayo; 23% en abril; 9% en marzo; 5% en febrero; y 5% en enero.

Este jueves el IARAF dijo que la recaudación de junio mostró una desaceleración en su caída, al reportar un descenso del 15,2%. Pero advirtió que cerró “la mayor baja trimestral de los últimos 23 años”. Y en el primer semestre, la reducción real fue del 13%.

El IARAF dijo que se aprecia un claro deterioro tanto de la recaudación total como de los principales impuestos en el segundo trimestre, comparado con el primero. “Esto es por el efecto que ha tenido la caída de la actividad producto de la pandemia y de la cuarentena”, acotó. E indicó que a medida que esta última fue flexibilizándose, la recaudación fue desacelerando su ritmo de caída.

La AFIP agregó que como se observa desde el inicio de la pandemia creció el acogimiento a los distintos Planes de Facilidades de Pago por deuda corriente. Las modificaciones normativas y la ampliación de las herramientas disponibles para la regularización de obligaciones vencidas también explicaron dicho el rebote de junio.

Calles vacías y comercios cerrados, postales de la nueva cuarentena estricta en la ciudad de Buenos Aires. (Federico López Claro)

Los ingresos por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) anotaron en junio una suba del 11% frente al mismo mes del año pasado, en términos nominales. Esto da cuenta que el derrumbe del consumo aún sigue muy marcado, tras el piso que habría tocado en abril.

El organismo recaudador dijo que los ingresos tributarios por el IVA “continúan afectados por el menor dinamismo en la actividad económica” asociado a las medidas implementadas desde el 20 de marzo para evitar la propagación del coronavirus y minimizar el riesgo de contagio entre la población.

La transición hacia una etapa de distanciamiento social, preventivo y obligatorio en gran parte del país permitió atenuar dicho efecto. Estimaciones del ministerio de Desarrollo Productivo indican que el 85% de la actividad económica ya está funcionando en todo el país excepto el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

También incidió sobre los ingresos tributarios por el IVA, el mayor acogimiento a Planes de Facilidades de Pago por las obligaciones vencidas. Este incremento se explica, en parte, por las distintas medidas implementadas por la AFIP para aliviar la situación de las pequeñas y medianas empresas.

La titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont (Clarín)

Los ingresos provenientes del Impuesto a las Ganancias registraron un aumento nominal del 9,8% en relación con junio de 2019. Entre los factores que atenuaron la recaudación por este impuesto se debe contemplar la prórroga para que las personas humanas presenten sus declaraciones juradas y paguen los saldos correspondientes al período fiscal 2019.

Los recursos vinculados con el Sistema de Seguridad Social, por su parte, aumentaron 22,4% en relación con el mismo mes del año anterior. El comportamiento de estos tributos refleja, entre otros elementos, los efectos de la postergación por dos meses el pago del componente SIPA de las contribuciones patronales en el marco del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, así como la implementación de un plan de facilidades de pago para regularizar dichos vencimientos, dijo la AFIP.

Los Derechos de Exportación alcanzaron en junio los 36.153,8 millones de pesos, por lo que anotaron un aumento del 28,1% frente al mismo mes del año pasado.

En su sexto mes de vigencia, el Impuesto PAIS generó ingresos por $14.115,9 millones. Durante los primeros seis meses del año, la cifra recaudada por el nuevo tributo asciende hasta los $47.704,7 millones.

El Impuesto a los Bienes Personales volvió a registrar un comportamiento destacado al ascender a $25.002,1 millones, un aumento del 291,6% en relación con el mismo mes del año pasado.

Durante junio ingresaron los pagos correspondientes a los vencimientos por tenencia de acciones y participaciones societarias. En sentido contrario, se debe contemplar el efecto que tuvo sobre la recaudación la prórroga del vencimiento para la presentación y pago de la declaración jurada para personas humanas, agregó la AFIP.




Comentarios