Cristian Fabbiani relató cómo atraviesa los días de encierro a causa del coronavirus y sus sentimientos sobre su profesión en este momento. "Hoy no me interesa el fútbol. Quiero que pase todo esto rápido por la gente conocida, mis amigos, mis hijos Uma y Santino, mi mamá y mis hermanos", sorprendió en una inesperada declaración.

"El fútbol quedó en un segundo lugar y hay cosas más importantes que hablar de él en estos días", dijo el "Ogro" en una entrevista que concedió a la prensa.

Cristian Fabbiani relató cómo atraviesa los días de encierro a causa del coronavirus y sus sentimientos sobre su profesión en este momento.

Al respecto, precisó que tiene "cero ganas de entrenar". "Hago un día sí y un día no. No es normal psicológicamente estar encerrado. Es imposible hacer todo lo que tenemos que hacer. Me compré una bici fija para tratar de mantenerme en forma, pero tampoco me mato entrenando porque la prioridad ahora es mi hijo", explicó.

El delantero de 36 años pidió no olvidarse de sus colegas más vulnerables. "En mi caso no estoy sobrado, pero lo económico no me afecta. Tenemos que sacar el egoísmo y el gremio tiene que pagar los sueldos de los jugadores del ascenso que más necesitados están. Esperemos que esto termine pronto, más que nada por la salud de la gente", señaló.

El delantero de 36 años pidió no olvidarse de sus colegas más vulnerables.

Asimismo, se refirió al tumor que le extirparon de la pierna derecha hace cinco años. Sobre ese duro episodio, mencionó: "Al cáncer hay que atacarlo con la mente. Yo no hice rayos, quimio ni nada. Solo me operaron. Si uno está bien de la cabeza y no se deprime, se puede salir adelante. Con mi forma de ser y la alegría con la que vivo, lo superé". Hace cinco años al ex atacante de Lanús, Newell's y River le extirparon un tumor de la pierna derecha.

Por eso, remarcó la importancia de mantener una buena alimentación ahora y en todo momento. "Me estoy cuidando mucho. En casa, tenemos cambiados los horarios y parece que estamos en Japón. A la 1 del mediodía se desayuna y después volvemos a comer recién a la noche. Estamos todo el día tomando mate, ni hambre nos da. No es fácil estar así encerrado, pero nunca me preocupó el peso y menos me va a preocupar ahora", indicó sobre su particular dieta en pleno aislamiento, aunque recomendó "comer balanceado".