"No descansaba, no se iba a ningún lado, no tomaba vacaciones y todo pasaba por su trabajo", destacó el fiscal sobre el juez federal.


El fiscal federal Carlos Stornelli lamentó este martes la muerte de Claudio Bonadio, a quien destacó como un “gran juez”, con un “compromiso inquebrantable”, dado que “no descansaba, no se iba a ningún lado, no tomaba vacaciones y todo pasaba por su trabajo”.

Stornelli dijo que nunca fueron amigos, pero el hecho de trabajar juntos hizo que se conocieran y se respetaran. “Vi como Claudio soportaba con una mansedumbre, tranquilidad y entereza todos los embates, las calumnias y las operaciones. Para mí es un ejemplo. Yo sacaba enseñanza de cómo él era imperturbable sobre lo que decían sobre él”, dijo.

El fiscal trabajó en varias causas junto a Bonadio, pero la más resonante fue la de los cuadernos del exchofer oficial Oscar Centeno que destapó un presunto caso de pago de sobornos a exfuncionarios kirchneristas y por la cual ambos acusaron a Cristina Kirchner de ser la jefa de una compleja asociación ilícita.

En declaraciones a radio La Red, Stornelli dijo que no lo sorprendió el fallecimiento de juez porque él sabía que se encontraba “muy delicado”. Pero aclaró que igual no deja de ser muy triste el desenlace: “Siento una gran tristeza, aprendí a conocerlo, a respetarlo, a quererlo, en estos años en los que trabajamos muy intensamente. Nuestro contacto era casi diario”.

Bonadio no quería ningún tipo de exposición pública, según Stornelli, quien vio por última vez al juez en diciembre en su despacho, cuando –según contó el fiscal- ya no recibía casi a nadie. “Nos dimos un abrazo, se lo veía un poco más flojito a causa del tratamiento”, indicó quien investigó junto al ahora fallecido la causa de los cuadernos.

El juez Claudio Bonadio. (web)

Ante la consulta sobre cuán complejo fue llevar adelante la causa de los cuadernos, Stornelli dijo: “No fue tan complicado como intenso el trabajo. Lo que quiero destacar es que él, sabiendo lo que tenía (la enfermedad) y pudiendo haberse tomado un año sabático, decidió seguir trabajando hasta que el físico le dijo basta. Me parece que es muy lindo de rescatar: el compromiso casi hasta su muerte”.

Stornelli dijo que el fallecimiento del magistrado no modifica el futuro de las causas más delicadas en las que instruyó Bonadio, porque las mismas ya fueron elevadas a instancia de juicio oral. Ahora hay otros tres jueces y otros fiscales que están interviniendo. “Quedan algunos temas residuales, pero el grueso de todas las maniobras ya fue enviado a juicio”, dijo.

Ahora, se seguirán los reglamentos. Se sorteará un juez subrogante para que se haga cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 11 y luego se llamará a concurso.

“Tengo la convicción de que se nos ha ido un gran juez, que no quepan dudas. Yo lo he visto trabajar, su día a día. Vi su compromiso y el de todo su equipo, más allá de los errores o aciertos de cada uno, que todos los tenemos. El compromiso de él era inquebrantable, no descansaba, no se iba a ningún lado, no tomaba vacaciones, todo pasaba por su trabajo”, concluyó Stornelli.




Comentarios