Invitado a ¿Quién quiere ser millonario? el conductor rememoró el crudo pasado de su padre, fallecido en 2004.


El papá de Alejandro “Marley” Wiebe, llamado Jack, llegó de Alemania a Argentina y aquí se enamoró de su mamá. Invitado al ciclo “¿Quién quiere ser millonario?”, el conductor contó la historia de su padre, e hizo emocionar a más de uno.

Marley junto a su papá (Instagram)

“Era el mayor de seis hermanos. Vino de Alemania, estuvo en la guerra y se escapó del régimen nazi. Primero se fueron a Paraguay, donde murió su mamá, y él se hizo cargo de todos sus hermanos”, contó Marley, quien regresa a la TV con “El muro infernal”.

Y continuó relatando: “Cuando llegó a la Argentina aprendió el idioma y se enamoró de mi mamá. Su vida fue muy dura. Lo agarró un oficial nazi y le puso un arma en la cabeza porque había robado una papa para que sus hermanos pudieran comer. Falleció en el 2004. Era mi máximo fan, promocionaba todo lo que yo hacía”.

“Mis papás no veraneaban, destinaban todos sus ingresos a la educación mía y de mi hermano. Pagaban una escuela con idiomas, por eso cuando repetí en segundo año me sentí muy culpable, pero yo no tenía la maduración para el nivel que estaba en la escuela. Después me fue mejor. Mi viejo decía que lo importante era la educación, y gracias a lo que me insistieron en estudiar idiomas me permitió lo que logré”, dijo también Marley, en charla con Santiago Del Moro.

“Mi viejo tenía muy buen humor, pero laburaba mucho, venía agotado. Me acuerdo que no les alcanzaba la plata y yo escuchaba las preocupaciones. Lo mejor que me dio la televisión fue la posibilidad de ayudar a que mis viejos se jubilaran. Un día les di una tarjeta de crédito para que se compren lo que quieran y les pagué vacaciones. Le dije a mi papá que no trabajara más”, contó emocionado.

Marley junto a su hijo Mirko (Instagram: @mirko_ok)

“Cuando era chico no teníamos plata, entonces yo me guardaba la plata de la comida que me daban para el mediodía y me compraba revistas. Le mentía a mi mamá, hasta que una maestra se dio cuenta de que yo no rendía como antes, estaba mal alimentado porque no comía bien”, cerró.




Comentarios