Hablaron para fijar una posición intermedia y así mantener la unidad en la Argentina.


La renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia revolucionó el mundo de la política latinoamericana, y son variadas las versiones sobre la posición del Gobierno argentino frente a esta situación. Según informó el canal de noticia TN, el presidente electo Alberto Fernández se comunicó con el actual mandatario Mauricio Macri para hablar del tema.

Después de que el líder del Frente de Todos le enviara un mensaje de texto preguntándole si podían hablar, Macri le devolvió la comunicación. Al parecer, el objetivo de este diálogo sería llegar a una posición intermedia entre ambas partes para mantener la unidad en la Argentina.

Evo Morales y Alberto Fernández (Foto: Clarín)

Según trascendió, ante el pedido de Fernández para que el Gobierno argentino sea receptivo a cualquier pedido de ayuda de Morales, el jefe de Estado le aseguró a su opositor que trabajarán para un proceso democrático en Bolivia.

Clarín informó que no hubo postura compartida entre Macri y Fernández. Al cortar la comunicación, el presidente electo expresó a través de Twitter que lo que ocurrió en Bolivia fue un “golpe de Estado” y expresó el compromiso de Argentina con la “institucionalidad”.

Mientras tanto, el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Jorge Faurie, descartó una versión que indicaba que nuestro país le daría asilo al ahora expresidente boliviano. Además, el funcionario aseguró que Morales se encuentra en la ciudad de Cochabamba y se desconoce cuáles serán sus próximos pasos.




Comentarios