El presidente electo consideró que la renuncia de Evo Morales implica un "quiebre institucional inaceptable".


Luego de expresar en público su “total respaldo” a Evo Morales en Bolivia, Alberto Fernández ratificó su posición este domingo y consideró que “se ha consumado un golpe de Estado” a partir de la renuncia del Presidente del país vecino. A su vez pidió “elecciones libres e informadas” como parte de las medidas urgentes.

El líder del Frente de Todos denunció que la salida del jefe de Estado es fruto del “accionar conjunto de civiles violentos, el personal policial autoacuartelado y la pasividad del Ejército”. En paralelo opinó que el “quiebre institucional” es “inaceptable” y reclamó: “Bolivia debe volver cuanto antes al sendero de la democracia a través del voto popular y sin proscripciones”.

Defenderemos firmemente la democracia en toda América Latina. El compromiso de Argentina con la institucionalidad y contra cualquier forma de golpe de Estado en el continente debe ser total”, enfatizó Fernández frente a la cautela de la Casa Rosada y la postura previa de la Cancillería a favor del informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Mientras se esperaba un pronunciamiento de Mauricio Macri, el ex jefe de Gabinete le pidió indirectamente que “colabore hasta el 10 de diciembre” en ese sentido. En concreto, manifestó sobre este punto: “Espero que las actuales autoridades actúen bajo ese mismo principio preservando la integridad física de quienes puedan resultar perseguidos por el golpismo”.




Comentarios