La mujer estaba comprando y el niño de 5 años dormía en el asiento trasero. Un vecino le arrojó papas a los ladrones.


Una mujer fue asaltada por motochorros y tuvo que bajar a su hijo de 5 años que dormía dentro del auto, antes de que los delincuentes le robaran el vehículo.

Fue a metros de la esquina de de Posadas y Pintos, en Longhamps, cuando Ana se había bajado del coche para tocar el timbre en una verdulería. El comercio había implementado este sistema para mayor seguridad.

La mujer viajaba con sus dos hijos: mientras que el de 10 años también bajó del vehículo, el más pequeño, de cinco, siguió durmiendo en el interior. En eso, dos motochorros armados abordaron a la mujer.

“Les di la llave y les pedí que me dejaran sacarlo”, contó Ana a TN. “Lo único que me importaba era sacar a mi hijo”. Rápidamente atinó a tomar al niño del asiento trasero.

Con uno de sus hijos todavía en brazos y el otro atónito junto a ella, la víctima vio cómo los dos delincuentes se subieron a su auto y se lo llevaron.

El hecho quedó grabado en las cámaras que el mismo comerciante había colocado. Allí se ve cómo, cuando los ladrones arrancan el auto, un hombre sale del local y arroja papas contra el auto robado, a modo de proyectil. Ana explicó que se trata de un tío del verdulero que es policía, pero que ese día no estaba en servicio.






Comentarios