Luego de la reunión que mantuvieron representantes de la empresa SanCor con delegados del gremio Atilra, delegados del personal de la planta Balnearia y funcionarios del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Córdoba, la situación de conflicto por aumentos de haberes adeudados no logro destrabarse y el diálogo paso a un cuarto intermedio para el lunes.

La planta ubicada sobre la ruta provincial N°17 en cercanías de la localidad de Balnearia permanece parada desde comienzos de semana, cuando por decisión de la empresa el personal pasó al régimen de jornada libre, por lo que se aguarda una resolución a la disputa salarial con la mediación del Ministerio de Trabajo.

De acuerdo a lo informado por el gremio, los empleados reclaman aumentos otorgados que no se vieron reflejados en sus haberes con un acumulado del 68%, a los que se suman bonos y otros rubros no liquidados, con un retraso que data del año 2018.

Al respecto desde la empresa se efectuó una oferta que habría sido aceptada por buena parte del plantel de empleados que tiene en distintas plantas de producción, pero que en el caso de los trabajadores de la fábrica de quesos de Balnearia, fue considerada insuficiente para cubrir el atraso salarial que sufren.

A pesar de este reclamo, el personal continuó prestando funciones hasta que el lunes por determinación de la empresa, pasaron a ser suspendidos bajo jornada libre, lo que significa que no deberían concurrir a sus puestos de trabajo, pasando a percibir unos 10.000 pesos de salario. Cabe destacar que, más allá de esta determinación empresarial, los empleados siguen concurriendo en la actualidad a la plata cumpliendo sus horarios.

Por el momento la producción esta paralizada, la planta Balnearia es una de las más modernas de la láctea SanCor y una de las fuentes de trabajo más importantes para pequeñas poblaciones, con empleos directos e indirectos que mueven la economía local, en un territorio donde se encuentra una de las cuencas lecheras más importantes del país.