La ginecóloga Amalia Moraña afirmó que la droga no fue creada para abortar.


A través de la resolución 946/2018, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT) autorizó la venta bajo receta archivada de la droga Misoprostol, utilizada para interrumpir embarazos sin intervención quirúrgica.

Misoprostol

La ginecóloga Amalia Moraña, residente en la ciudad de Unquillo, explicó: “Es una droga para la mucosa gástrica, cuyo efecto secundario son las contracciones uterinas, por lo que la utilizan como medicamento abortivo”.

La especialista destaca que el misoprostol no fue originalmente diseñado para la interrupción de embarazos y que su uso puede generar malformaciones uterinas.

El medicamento podrá ser recetado sólo en los casos que contempla la ley, por ejemplo si el embarazo representa un peligro para la vida de la mujer o si es producto de una violación.

Por su parte, el Sindicato Nacional de Farmacéuticos comunicó que los profesionales pueden negarse a vender el medicamento, debido a la facultad de hacer objeción de conciencia.

Sin embargo, Gabriela Viano, farmacéutica, expresó a Vía Villa Allende que ella no puede negarse o estar en contra de lo que diga y recete un médico.


En esta nota:

Salud Farmacias Aborto




Comentarios