Después de 14 días Ariel Scolari, César Guillén, Carmelo Rodolfo Haag y Horacio Holfellner cumplieron con su objetivo.


Los cuatro amigos ferroviarios concretaron este jueves su viaje del mar a la cordillera. Esta aventura fue con un claro objetivo: pedir la reactivación del tren. Después de 14 días viajando por las vías del Ferrocarril Argentino a 25 kilómetros por hora, llegaron a Bariloche y fueron recibidos por los vecinos. 

Ariel Scolari, César Guillén, Carmelo Rodolfo Haag y Horacio Holfellner se montaron en dos “zorras” y recorrieron las localidades del la Línea Sur compartiendo historias y anécdotas con la población. Este viaje revivió la importancia que tiene para los pueblos alejados la frecuencia del tren. 

El mensaje que llevaban como bandera es la reactivación del servicio ferroviario en todo el país. según detalla B2000. “Estos son vehículos muy nobles que permiten desplazarte a una velocidad de 22 o 25 kilómetros de promedio. Imaginen lo que ha sido unir la costa con la cordillera a esta velocidad. Pero te da la seguridad de llegar y eso es lo más importante”, detalló Scolari ex basquetbolista de la Selección Argentina.

He ido del básquet a las vías con un denominador común que es la pasión. Esa misma que me llevó a jugar tantos años. Jugué hasta los 46. Y es la misma pasión que hoy me lleva a hacer estas locuras defendiendo el Ferrocarril“, así deinfió su amor por los trenes y el porqué de este viaje. 

Las zorras llegaron al jueves al cerca de las 15 horas. “Estamos muy contentos con el recibimiento y por todo lo que ha sido recorrer la línea Sur con esta locura de decirle a Argentina que tenemos un medio de transporte ferroviario que no utilizamos y que tenemos que volver a mirar“, sostuvo César Guillén.

Además aseguró: “Nos ha tocado un clima sensacional prácticamente en todo el trayecto. Estamos un poco tostaditos… Pero no sólo el clima ha sido sensacional. Nos encontramos con una calidez humana increíble“.

En relación a los vehículos que usaron para trasladarse, Carmelo Haag detalló que “tienen 60 o 70 años y les han hecho muy pocas modificaciones” y que este viaje fue “todo un desafío”.






Comentarios