Desde el gremio exigen que las medidas del estado apunten a recuperar el valor adquisitivo del salario.


La Unión de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación de Río Negro exigió el Ministerio de Educación y Derechos Humanos precisiones respecto al alcance del sector docente, en lo que refiere a la adhesión de la provincia al decreto nacional 561, en el que se determina la devolución de los aportes jubilatorios.

Foto ilustrativa UnTER.

En respuesta, el Ministerio confirmó el pago por planilla complementaria que será alcanzado por 20000 docentes cuyo salario bruto no supere los 60000 pesos. El importe tendrá un tope de 2000 pesos aplicado a un docente con jornada completa y mes trabajado. Para aquellos que posean menos horas se aplica un monto proporcional y correspondiente.

En relación a la medida, desde UnTER indicaron que representa un alivio para la clase trabajadores activa pero que de ningún modo debe pensarse en ella como política de estado dado que desfinancia a Anses, indicó UnTER a través de un comunicado oficial. 

“Debemos recordar que el único sistema de jubilaciones que rige en la Argentina desde que se derogaron las infames AFJP, está basado en el principio de la solidaridad, es decir que con los aportes de lxs trabajadorxs en actividad se pagan las jubilaciones”. 

Además agregaron: “Para cumplir con el pago de haberes jubilatorios, con menos aportes, no quedará alternativa que saqueando los ahorros del Fondo de Garantías Sustentable o tomar más deuda“.

En ese sentido, el sindicato docente se refirió a la aplicación del decreto nacional como una solución de “frazada corta”, que terminará imponiendo el peso de la crisis. “Urgen medidas que permitan a la clase trabajadora en su conjunto recuperar el valor adquisitivo de su salario, para cubrir las necesidades básicas, para ello se debe redefinir la distribución del ingreso, convocando a paritarias libre y sin techo”, expresa el comunicado.





Comentarios