Durante las primeras instancias de juicio, las partes habrían llegado a un acuerdo entre sí.


Levantaron cargos contra el dueño de un Pitbull que atacó a un agente de Policía. El acusado fue imputado por lesiones graves culposas e incumplimiento de la Ley 4.535, que regula la tenencia de perros potencialmente peligrosos.

El juez de Garantías Ignacio Gandolfi aceptó la formulación de cargos expresada por la fiscal Maricel Viotti Zilli. La querella estuvo representada por Juan Carlos Chirinos y Juan Carlos Ozuna. La Defensa oficial fue ejercida por Camilo Curi. Además resolvieron un acuerdo con las partes, el plazo de investigación preparatoria será de cuatro meses.

El delito fue calificado como lesiones culposas graves e incumplimiento de lo establecido en la ley sobre perros potencialmente peligrosos por ser el dueño. El can mordió ambas manos, de un efectivo policial que realizaba tareas de prevención en la calle.

La defensa se opuso a la inicial formulación de cargos y planteó nulidades, luego la Fiscalía reformuló los cargos y allí fueron aceptados por todas las partes. Según la imputación fiscal, el propietario no extremó los cuidados ya que no albergó al animal en un lugar seguro y resistente que impidiera su huida. Tampoco señalizó con la inscripción “perro peligroso”, ni denunció en el registro correspondiente. Según publicó Río Negro.






Comentarios