Conocé la particular historia del fueguino que vive con sus 14 perros de trineo en un remoto valle de Ushuaia.


“Dicen que cuanto más se aprende, uno menos sabe”. Comenzó diciendo Miguel en una entrevista exclusiva con Vía Ushuaia . Oriundo de provincia de Buenos Aires, detalló que sus comienzos en está actividad arrancaron en el año 2005 en el criadero “La Huella”, en Caviahue, Neuquén. Con el tiempo fue adquiriendo experiencia y eso le abrió la puerta para poder viajar a Antártida, AlaskaNoruega, donde trabajó nada mas ni nada menos que con Sigrid Ekran, una de las referentes a nivel mundial de este deporte.

Sigrid Ekran, musher noruega referente a nivel mundial

“Sin saber que se iba a transformar en el centro de mi vida, temporada tras temporada me vi sumergido en el mismo ambiente, con perros, naturaleza y mucha diversión. Las puertas de un nuevo mundo estaban abiertas”, expresó entre emoción y risas.

Miguel Isla Casares con Emilie Entrikin, Musher estadounidense.

“Esa experiencia en lo personal sin dudas fue invaluable, logré meterme en el podio compitiendo como handler de Ekran, en una de las competencias más importantes de territorio escandinavo. “Después de Noruega volví a Ushuaia con un solo objetivo que era crear un equipo de perros física y mentalmente sanos, que muestren lo que un equipo de trineo puede hacer y disfrutar. Así fue como nació mi equipo Tres Cuartos”, enfatizó.

Emilie Entrikin Musher de EE.UU.

Actualmente, Miguel vive y tiene su propio criadero de perros ‘Alaskan Huski’ en el valle de Tierra Mayor, a 24 kilómetros de la ciudad de Ushuaia, en un entorno geográfico y paisajístico único, que se complementa a la perfección para poder realizar esta actividad invernal.

Miguel Isla Casares en Alaska.

“Cabe destacar que Ushuaia es la ciudad con mayor densidad de criaderos de trineos con perros de toda la Patagonia Argentina-Chilena y Sudamérica, lo que marca un potencial único” detalló Miguel.

Miguel Isla Casares con Lance Mackey, el mejor Musher del mundo.

Luego de su reciente paso por Alaska, donde finalizó en segundo lugar como handler de la gran Emilie Entrikin, en uno de los torneos mas prestigiosos del mundo, el Pedigree Stage Stop Race, “demostramos que lo más importante que puede tener un equipo de trineo se consigue con trabajo y respeto, por y para los perros”.

Miguel Isla Casares en Alaska.

La realidad del Mushing (carreras de trineos tirados por perros), marca que desde el 2000 prácticamente no hay continuidad de carreras en Tierra del Fuego, “Hay algún evento cada tanto, pero nada que persista”,  recordando también  el gran prestigio que tiene ser musher en la provincia.

Miguel Isla Casares en Alaska.

En 2016, Isla Casares fue pionero y organizó el 1° Encuentro Musher de Tierra del Fuego, un evento que reunió a todos los aficionados de la actividad, con el propósito de compartir información, competir y fortalecer la comunidad del Mushing. “El objetivo principal de estos eventos es que la sociedad fueguina pueda ver como es un equipo de perros a nivel competitivo, hay mucha desinformación y la realidad es que es una actividad muy linda, siempre y cuando se cuide y se respete al animal”. sentenció.

Miguel Isla Casares en Valle de Tierra Mayor, Ushuaia.

“Mi pasión en la vida son los perros siempre trabajo para que sean felices y esten sanos”. “En países de primer mundo los equipos de trineo tienen masajistas, quiroprácticos, veterinarios, la mejor comida, los mejores refugios y la cultura ronda cien por ciento al can, no hay dudas que en Tierra del Fuego podemos realizar esta actividad a estandartes internacionales, solo hay que trabajar. Con paciencia y sacrificio todo llega”.

MIguel Isla Casares entrenando en Valle de Tierra Mayor, Ushuaia.

“La idea para este 2019 es organizar una competencia en el mes de septiembre, estamos trabajando muy duro para conseguirlo y poder mostrar la actividad a nivel nacional”. Manifestó Miguel. “En la provincia hay alrededor de 10 equipos de trineo y estamos en tratativas para que invitar equipos de Chile y de Neuquén, vamos a apostar para que este deporte siga creciendo año a año”.

Miguel en su criadero.

Miguel se abrió a toda la comunidad y está disponible para cada persona que tenga dudas o consultas sobre los por menores de la actividad. Está predispuesto a enseñarle y capacitar a cada persona que quiera aprender e interiorizarse en este deporte. “Comencé con un proyecto para difundir el deporte con perros en las escuelas de la ciudad, así podemos sumar más adeptos, mi meta es que los niños puedan involucrarce que puedan combinar deporte y aire libre“. Finalizó el musher.






Comentarios