Según informó la Universidad de Chile, una secuencia sísmica ocurrida a fines de octubre de 2018 en el paso Drake -en la Región de Magallanes- abrió diversos interrogantes y reavivó el interés por caracterizar y monitorear el hasta ahora inexplorado volcán.


Una secuencia sísmica ocurrida a fines de octubre de 2018 en el paso Drake, en la Región de Magallanes y de la Antártida Chilena, abrió diversas interrogantes sobre las amenazas que enfrentaba la región más austral del país, reavivando el interés por caracterizar y monitorear el hasta ahora inexplorado volcán Fueguino.

Volcán Fueguino

Ubicado aproximadamente a unos 180 kilómetros al oeste de Puerto Williams, en la Isla Cook, en plena zona de subducción de la Placa Antártica bajo la Placa de Scotia, del Fueguino existen muy pocos antecedentes sobre su registro eruptivo reciente y de su actividad actual.

Volcán Fueguino

Para revertir esta situación, entre el 19 y 25 de febrero, se desarrolló una expedición científica en la que participó personal del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) y el Centro Sismológico Nacional (CSN) de la Universidad de Chile, quienes a abordo del Patrullero de Servicios Generales (PSG) “Isaza” de la Armada de Chile, navegaron por el Canal Beagle hasta la desconocida Isla Cook para acceder al macizo.

Una vez allí los investigadores de Sernageomin tomaron muestras geológicas, mientras que “el CSN colaboró poniendo a disposición instrumental para monitorear las cercanías del cono más reciente del volcán, para obtener registros de manera de corroborar la existencia de señales sísmicas, si es que las hubiera, ya sea producto de actividad volcánica o de las placas tectónicas”, indicó Sergio Barrientos, director del CSN, quien junto a Esteban Saldaño fueron parte de la expedición en representación de la Universidad de Chile (UC).

Volcán Fueguino

El director del CSN, explicó que “se instalaron dos estaciones, que nosotros llamamos de intervención (IN44, IN45), y corresponden a equipos similares a los que tenemos desplegados en el resto del país, pero portátiles, por lo que su tamaño es compacto. Se trata de dos sismómetros Trillium Compact, más un sensor de posición satelital GNSS (GPS+Glonas), utilizado para medir desplazamientos. Estas estaciones no están comunicadas en tiempo real como el resto de la red, por la dificultad que esto implica, pero están grabando datos que luego serán recogidos y analizados, así que en los meses siguientes, esperamos poder verificar si es que existe actividad sísmica en la región”, señaló.

Mientras que Álvaro Amigo, jefe de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica (RNVV) de Sernageomin de Chile, quien también participó de la expedición, explicó que “la misión de la RNVV es dimensionar la problemática volcanológica del territorio. Esta campaña es un hito, porque logra caracterizar de buena forma uno de los centros eruptivos más desconocidos del país. A través de la recolección de muestras y sus posteriores análisis, nos van a permitir entender de mejor forma al volcán más austral del continente”.






Comentarios