Cada vez falta menos para el inicio de la 45° edición de la Hermandad, esa carrera que mueve multitudes y une dos países bajo una bandera común: el deporte.


El próximo viernes se pondrá en marcha un nuevo Gran Premio de la Hermandad, en este caso desde Porvenir, con muchas ilusiones renovadas para concretar la proeza del deporte motor binacional. Este lunes será el último día para los objetados y luego meternos de lleno en la competencia.

Cada vez falta menos para el inicio de la 45° edición de la Hermandad, esa carrera que mueve multitudes y une dos países bajo una bandera común: el deporte. Los valores pregonados son los mismos de siempre con la fraternidad como estandarte, en el marco de una historia que superó momentos de guerra y épocas difíciles en los 

Gran premio de la Hermandad

La presentación en el Senado fue el puntapié y se sucedieron los reconocimientos en suelo argentino como las verificaciones, que primero tocaron Rio Grande para adentrarse luego en Ushuaia.

Los galpones de la familia Ivandic, como de costumbre, fueron el epicentro para las verificaciones de los inscriptos en Ushuaia, con 33 unidades que pasaron por los controles del Automóvil Club Río Grande, además del pago de seguro a la Asociación Argentina de Volantes representada por Miguel Almonacid.

Miguel Almonacid

Fueron 6 horas donde desfilaron autos y autos superando los pasos previstos y quedando en su totalidad los 33 (32 inscriptos en Ushuaia y 1 de Rio Grande) habilitados para ser de la partida el viernes 17 en Porvenir (Chile) cuando se dispute el Clasificatorio.

A éstos 33 hay que sumarle las presencias de Daniel, Luciano Preto y Adrián Fernandino quienes sellaron su registro en el norte de la isla, superando las verificaciones con éxitos en días previos.





Comentarios