Con juegos callejeros, malabares, monociclos y música tres jóvenes artistas argentinos, atrapados por la pandemia, sorprenden a los ciudadanos del país europeo.


La gente los mira con admiración y sorpresa, abundan las sonrisas en la céntrica plaza de Skenderbej y en los semáforos de Tirana (ciudad capital del país), que les sirven de escenario improvisado con el público en sus coches, a la espera de que se encienda la luz verde.

Se trata de Nicolás Moroni (Río Grande, Tierra del Fuego), Nicolás Bacci (Mendoza) y Pablo Colomba (Buenos Aires) llegaron a Albania desde Italia el 8 de marzo, un día antes de registrarse la primera víctima de coronavirus, que llevó al Gobierno a declarar el toque de queda y el cierre de las fronteras.

Artistas argentinos alegran con su arte las calles de Albania.

Fotos: Shqiptarja

Aunque reconocen que la vida del artista es difícil, especialmente en estos momentos, los tres amigos se sienten satisfechos por haber elegido este trabajo “no por necesidad sino por elección”, porque les permite viajar, ser libres y divertir a la gente.

“Elegimos el arte callejero para que todo el mundo pueda disfrutar y al mismo tiempo para poder viajar por todo el mundo”, cuenta a Efe Pablo, quien cree que el circo une a la gente porque tiene un lenguaje universal.

Según medios albaneses, los juegos circenses de estos argentinos también causan sensación entre los albaneses porque pedir dinero actuando en la calle, más aún si se es extranjero, no es costumbre.

Artistas argentinos alegran con su arte las calles de Albania.

Fotos: Shqiptarja

Y además agregan “por lo general, en Albania la mendicidad se entiende como una profesión ejercida por gitanos o, a veces, por niños explotados por redes de traficantes”.

Los albaneses somos pobres. Todos estamos parados. No tenemos suficiente dinero para alimentar a nuestros hijos, imagínate para darles a ellos”, exclama Afrim Peposhi, padre de dos hijos.

Por el contrario, estos artistas callejeros consideran a los albaneses gente “amable y generosa”, que les ha alimentado e incluso los “simpáticos policías” han hecho la vista gorda y les han permitido trabajar en la calle durante las horas de cuarentena.

Artistas argentinos alegran con su arte las calles de Albania.

Fotos: Shqiptarja

Irónicamente, del dinero que han ganado haciendo circo en las calles de Tirana durante la pandemia les ha sobrado incluso para enviar a sus amigos en España, que se encuentran peor y viven de las ayudas prestadas.

“Tenemos amigos en España donde la vida es complicada y nosotros desde acá, desde la mismísima Tirana hemos estado enviando dinero a España para que los chicos puedan tener para comer porque ha sido bastante diferente y difícil la cuarentena allí”, dijo a Efe Bacci sentado en la plaza.

Por su parte el fueguino Moroni, también dice ser afortunado por haber pasado la cuarentena en Albania, que con 2,8 millones de habitantes ha registrado un escaso número de contagios (898 casos registrados, 173 aún activos) y aún menos fallecimientos (31 personas), lo que les ha animado a seguir trabajando en la calle.

“El mayor problema fue al llegar a Albania, porque nos confundían con italianos, uno de los pueblos europeos más castigados por el coronavirus y de donde llegó el primer paciente a este país, y la gente evitaba acercarse y se tapaba la cara o la boca por miedo a que estuvieran contagiados” contó el riograndense.

Nicolas Moroni en tapa del diario albanés.

Fotos: Shqiptarja

“Pero ahora ya muchos tiraneses nos conocen e incluso nos ayudan, como el hotelero que now ofrece descuentos para que podamos vivir con 10 euros al día, con comida incluida”.

“La mayor preocupación es que el cierre de fronteras no nos deje proseguir el viaje y la falta de representación diplomática de Argentina en Albania para poder prolongar su visado, que caduca el 8 de junio” explicaron los aventureros.




Comentarios