Se trata de un matrimonio de Quilmes.  Ya viajaron por 30 países. Empezaron hace un año y ahora están en Vietnam. 


Compartían la pasión por el marketing y la comunicación, y las ganas de salir a recorrer el mundo. El destino los unió y hoy cumplen su sueño: ya recorrieron 30 países en un año.
Así inicia la publicación de Clarin que cuenta la historia de dos viajeros que se animaron y están logrando lo que se propusieron. Un dato particular: eligieron Tucumán para iniciar esta vuelta al mundo. 

Él es Leandro Palazzo, tiene 32 años, es de Quilmes y en 2014 conoció a Paula Miracca, de 30 años. Trabajaban en la misma agencia.

Descubrieron que tenían mucho en común, sobre todo el gusto por viajar, afirma la información. 

Dos años después se fueron a Europa y se dieron cuenta que eso querían hacer con sus vidas.

“Empezamos a planearlo y enseguida entendimos de que con nuestros sueldos y capacidad de ahorro no llegábamos. Entonces, empezamos a hacer toda nuestra vida en torno al viaje. Cambiamos de trabajo y todos nuestro ahorros los destinamos a eso”, cuenta Paula.

Los 30 países que ya visitaron están en tres continentes distintos. Comenzaron en Tucumán, en el corazón de los indios quilmeños, y hoy están en Vietnam, al otro lado del mundo.

Lo proyectamos como algo más real y no como un sueño. Empezamos a darle forma y nos dimos cuenta de que era posible. Trabajamos y lo conseguimos”, afirma Leandro. Y agrega: “Nos iba bárbaro en el mundo profesional y pensamos qué era lo que queríamos, si seguir con la profesión o con la idea del sueño. Finalmente, nos casamos. Estamos el uno para el otro en lo legal y en lo sentimental y renunciamos a nuestros trabajos por este sueño”.

Ya recorrieron Sudamérica, también pasearon por Europa, estuvieron en Siberia y recorrieron gran parte de China y Japón, entre otros.

“Es una alegría enorme. Todo es mejor de lo que nos imaginábamos. Creo que la palabra ideal para describir esto sería sorprendidos, es increíble. Fue la mejor decisión que pudimos tomar”, remarca Paula.

Además de desprenderse de las familias y sus hogares, también lo hicieron de lo material ya que solo tienen una mochila de 10 kilos cada uno y descubrieron que con eso “les basta para solventarse”. También narran su experiencia a través de las redes sociales. Se encuentran con el nombre de Vueltalmun en Instagram, Twitter y Facebook






Comentarios