También participó un camión hidrante en el aeroclub de Yerba Buena para abastecer a las avionetas, que cada diez minutos eran recargadas.


Con el objetivo de combatir los focos de incendios que afectaron el cerro San Javier, la zona de El Cadillal y el cerro Yanima, en el sur, personal de Bomberos de la Policía multiplicaron esfuerzos. “Trabajamos 14 horas diarias y relevados por otra guardia. Desde las 7 de la mañana hasta a las 20 cada jornada durante cinco días”, explicó el oficial Juan Funes.

En ese sentido, la Dirección General de Bomberos se desempeñó con la División de Policía Lacustre junto con la Sub Unidad de Bomberos Concepción en el sur de la Provincia. También puso a disposición un camión hidrante en el aeroclub de Yerba Buena para abastecer a las avionetas.

“Fueron días de arduo trabajo de toda la Dirección General de Bomberos para poder apagar los incendios que afectaron a la provincia. Tenemos un personal policial muy capacitado y comprometido con el trabajo”, destacó el Director General de Bomberos, Comisario Mayor Segundo Herrera.

Funes, que trabajó por primera vez en un incendio en el cerro, relató: “Nos preocupaba que el fuego pueda afectar a las viviendas cercanas de la zona de San Javier”. En la zona de El Cadillal los efectivos trabajaron una semana para sofocar el fuego, y tuvieron que escalar y subir el cerro con mochilas especiales que contenían 25 litros de agua.

“Costó mucho extinguir el fuego por el terreno, teníamos que abrir caminos en algunas zonas. Todo lo hacíamos con cuerdas para escalar, en los lugares que no llegaban las mangueras”, explicó el Cabo Primero, Juan Carlos Romero. 

“Es importante la preparación física y mental que tienen los efectivos, porque en oportunidades suben y bajan con mochilas de 20 kilos los cerros. Tenemos personal lesionado que trabajó por su vocación, por su pasión de ser bombero”, concluyó con emoción Herrera, que también pidió a la sociedad más responsabilidad.




Comentarios