Los focos de incendios situados en el cerro San Javier fueron extinguidos por brigadistas, bomberos y guardaparques, mientras continúa el combate de las llamas en el sur de la provincia, donde hay unas tres mil hectáreas afectadas, así lo indicó el subdirector de Defensa Civil, Ramón Imbert,el subdirector de Defensa Civil, Ramón Imbert.

En ese sentido, señaló "desde la mañana se hicieron minuciosos controles terrestres y no se detectó humo ni indicios que hagan sospechar de la posibilidad de que se produzca un siniestro en la zona" del cerro San Javier.

Luego de la extinción de las llamas "se habilitó el paso en la ruta 338, que permanecía impedido por precaución, y la Dirección Provincial de Vialidad realizó limpieza de troncos y piedras", agregó y destacó el trabajo de Defensa Civil junto a bomberos voluntarios, guardaparques y personal de organismos públicos y policiales.

En tanto, en la zona sur, "se estima que hay unas tres mil hectáreas comprometidas" por las llamas, informó Imbert quien detalló que hay una amplia porción de pastizales quemados.

Por último, a esta zona el Gobierno Nacional envió un nuevo avión hidrante para ayudar con los trabajos en el Cerro Quico que se suma a los tres aeroplanos que trabajaban para controlar las llamas.