La Policía de Tucumán desplegó durante todo el fin de semana operativos de control y prevención en toda la provincia junto a las Fuerzas Federales, para garantizar que se conozcan y se cumplan las nuevas restricciones dispuestas por el Comité Operativo de Emergencia (COE) en el marco de la pandemia y para evitar posibles delitos.

"Siguiendo la diagramación del Departamento de Operaciones Policiales (D3), en la Capital se afectaron más de 200 efectivos de las comisarías, al que se sumó personal de las Unidades Especiales que colaboraron y equipos de las fuerzas federales con asiento en la provincia. El objetivo fue intensificar los controles y se aplicaron diferentes estrategias paralelas para lograrlo", explicó el comisario mayor Joaquín Girvau, segundo jefe de la Unidad Regional Capital.

“Por un lado, se implementó el operativo Barrios Seguros en diferentes áreas, se dispusieron puntos de control fijo y se realizaron recorridos con sirenas y balizas en todas las jurisdicciones durante la madrugada. Se corroboró que las personas no realicen las actividades que no están permitidas en el marco de la emergencia epidemiológica y que los bares no abran sus puertas al público”, señaló el comisario.

“Afortunadamente en la capital observamos un gran acatamiento de las normas y el refuerzo de la presencia policial derivó en un bajo índice delictivo y un alto número de procedimientos inmediatos con resultados positivos”, agregó Girvau.