Liliana Argañáraz, hermana de Betty, la docente desaparecida hace 14 años, confirmó que recibió una notificación sobre el pedido de prisión domiciliaria de Fernández, hoy Marcos Daniel.


En los últimos días se generó un fuerte debate y polémica en el país, a raíz del otorgamiento de prisiones domiciliarias a algunos reclusos en el marco de la pandemia por coronavirus. En ese sentido, se conoció que una de las condenadas por la desaparición de la docente Betty Argañaraz, podría recibir este beneficio.

Por este motivo, Liliana Argañáraz, hermana de Betty, la docente que desapareció hace 14 años, confirmó en LV12 que en la noche del martes, recibió una notificación por la realización de una audiencia sobre el pedido de prisión domiciliaria de Nélida Fernández, una de las condenadas por la desaparición de Betty.

De esta forma, Liliana comentó: “Anoche me llegó esta notificación en la cual se va a hacer una audiencia vía Skype (por el aislamiento ante la pandemia) para ver los términos”, comentó sobre un posible otorgamiento de arresto domiciliario. “Esto sería resuelto en el día de hoy para que Fernández, antes Nélida hoy Marcos Daniel, pueda tener este beneficio”, indicó.

Asimismo, remarcó que el beneficio de la prisión domiciliaria es la primera vez que lo solicita Fernández. Anteriormente, quién lo había pedido fue Susana Acosta, la otra condenada. Además, cuestionó el accionar de los jueces: “En estos tiempos de pandemia, de aislamiento donde los jueces estaban en feria no han trabajado en otras cosas pero si para hacer esto”.

“Nosotros hemos mandado nuestro rechazo oponiéndonos a que esta mujer tenga esta salida. Nosotros tenemos derechos. Esta mujer nunca tuvo arrepentimiento de nada, jamás han permitido que uno vaya más allá de la investigación, se han burlado de todo”, puntualizó.

Por último, la hermana de Betty, le exigió a los jueces que se pongan del lugar de las víctimas: “Tenemos que plantarnos ante estas situaciones porque están abriendo las puertas para que salgan los delincuentes”.

Betty Argañaraz fue vista por última vez, el 31 de julio de 2006. Se transformó en uno de los casos policiales más emblemáticos de la provincia. En el año 2009, las monjas Fernández y Acosta fueron condenadas a 20 años de prisión por la Justicia.




Comentarios