Dos reclusos alojados en el penal tucumano de Villa Urquiza hicieron la denuncia tras recurrir a la Justicia por amenazas y torturas.


En el penal tucumano de Villa Urquiza, dos presos alojados denunciaron que fueron golpeados por guardias penitenciarios tras concurrir a la Justicia por recibir amenazas y torturas cuando se negaron a vender drogas a los otros internos, informaron hoy fuentes judiciales.

Primeramente, la denuncia, dada a conocer este miércoles, fue confirmada el sábado por el juez de cámara Pedro Roldán Vázquez, quien visitó la cárcel para averiguar por qué las autoridades del Servicio Penitenciario no habían trasladado a una seccional a los internos Gonzalo Giri y su compañero de celda (cuya identidad se reserva).

Según las fuentes, ambos reclusos iban a ser mudados de lugar de alojamiento por orden de la justicia federal, ya que la semana pasada habían ampliado una denuncia por torturas y amenazas contra penitenciarios, ante el fiscal Pablo Camuña.

La primera denuncia la efectuaron en enero, cuando aseguraron que los carceleros los habían atacado por negarse a vender drogas en el penal, lo que fue corroborado a través de exámenes médicos y pesquisas. Por ese motivo, la justicia inició una investigación y dispuso medidas de protección para ambos, entre éstas el traslado que no se concretó.

Según relató Giri al juez Roldán Vázquez, unos 15 guardiacárceles comenzaron a golpearlo junto a su compañero de celda y le causaron lesiones en un ojo, a raíz de las cuales podría perderlo, dijeron los voceros. “Cuando se enteraron de que venía el juez, se acomodaron la ropa e hicieron como si nada hubiera pasado y me dijeron que me van a matar si sigo con las denuncias”, agregó el preso en su declaración.

De acuerdo con el resultado del estudio del forense, el preso presentaba hematomas en diferentes partes del cuerpo. Finalmente, Giri fue trasladado a la seccional primera de la ciudad de Tucumán, mientras el otro interno se mantiene a la espera de que se cumpla la medida.

Por su parte, las autoridades de la cárcel difundieron un comunicado en el que señalan que “los presos fueron quienes atacaron a los guardias”.

“Gracias al rápido accionar de los empleados carcelarios se logró reducirlos sin lograr su cometido. Tanto el personal como los internos resultaron con lesiones varias como consecuencia del forcejeo”, indica el comunicado.




Comentarios