Esta mañana nuestro visitante más especial, abandonó las playas y amaneció en las calles de Claromecó.

Elefante Marino en Claromecó

Ko, como fue bautizado, es una cría de elefante marino que desde hace 10 días se ha convertido en un turista más de nuestras playas.

Ko, esta mañana, amaneció sobre la vereda de una casa ubicada en calle 21 entre 42 y 44, propiedad de Zulma Callegari quien encontró al simpático elefante marino en la puerta de su casa e inmediatamente dio aviso a las autoridades pertinentes.

Elefante Marino en Claromecó

El Guarda fauna Juan “Tito” Gasverde explicó a Vía Tres Arroyos, el por qué de esta peculiar situación.

“Es una cría de Elefante Marino que tiene más o menos dos años, su habitad natural es de Puerto Madryn hacía el sur, viven en manada peros siempre hay algunos solitarios que se retiran de la manada y hacen su vida en soledad”.

“Hace más o menos días que está en nuestra playa. Está cambiando el pelo, por eso sale a los médanos. Este animalito se encontró que ya los médanos no existen por eso hoy se encuentra en un domicilio sobre la costanera. Va a estar por la zona aproximadamente quince o veinte días.  No hay que molestarlo para nada, cuando sienta calor solito va a volver hacia la playa para meterse al mar y volverá a salir cuando lo considere necesario” - detalló Gasverde.

“Durante ese tiempo no come ni toma agua, está como invernando. Los elefantes marinos son cazadores natos, ellos comen casi todo vivo”.

“Estamos permanentemente haciendo guardia para cuidarlo, sobre todo para que no lo vaya a pisar algún vehículo”.

“Por suerte los vecinos son macanudos y dijeron que el animal no los molesta para nada. Mucha gente está colaborando para cuidarlo”.

“Estamos haciendo los trámites para hacerlo ciudadano ilustre de Claromecó” – Finalizó “Tito” en tono de broma.

Elefante Marino en Claromecó

Sobre los Elefantes Marinos.

El Elefante Marino es la foca más grande del planeta puede trasladarse usando solo las aletas anteriores, mientras que nadan propulsándose con las aletas posteriores, lo que los diferencia de los lobos marinos.

Existen dos especies de elefantes marinos en el mundo: el del norte, que vive en islas del Océano Pacífico cerca de las costas de California; y el del sur, que es circumpolar.

Un macho adulto de elefante mide de 4 a 5 metros de largo, dos o tres veces más que un lobo marino adulto, y pesa de 2.000 a 3.000 kilogramos, 30 veces más que una hembra adulta de lobo marino del sur.

Ejemplar de Elefante Marino, Antártida.

Las crías nacen negras, pero tras el período de lactancia, cambian el pelo por uno gris y al mes ya son de color gris plateado.

La Península de Valdez  alberga a casi la mitad de la población de esta especie del país, unos 20.000 ejemplares.

Los elefantes marinos viven casi ocho meses del año en el mar, pero en el verano se acercan a la costa donde particularmente los machos permanecen inmóviles sobre la arena.

Cada macho puede tener de 15 a 150 hembras en su harén, dominio que deberá defender de los jóvenes, llamados “machos periféricos”.