El asesinato del menor, que se llevó a cabo en 2016, todavía sigue sin resolverse y la Justicia busca al autor material del abuso.


El caso de Marito Salto que conmocionó a la ciudad de Quimilí, sigue sin resolverse a pesar de que hace más de dos años que sucedió. Cabe recordar, que el niño de 11 años fue secuestrado, abusado y posteriormente lo descuartizaron.

La Justicia se encuentra intentando identificar a la persona que ultrajó al menor y por eso tomó una llamativa medida, ya que le realizó muestras de ADN a más de 3.000 personas. “Se terminaron de recolectar 3.003 muestras de ADN. los ADN encontrados eran dos y podrían ser hermanos”, manifestó la fiscal Rosa Falco, quien está a cargo de la investigación.

Por esta causa, ya fueron detenidos una directora de escuela, un hombre que participó de varias marchas pidiendo por la aparición de la víctima cuando todavía se lo buscaba vivo y hasta un exjefe de policía. Una de las hipótesis que se maneja en la justicia, es que el asesinato se haya producido en el marco de un ritual satánico. 

Lo cierto es que por el momento, las personas que se encuentran privadas de su libertad, están imputados por “violación seguida de muerte”, informó TN




Comentarios