Fueron notificados y tuvieron que abandonar el predio debido a que la cantidad excedía el máximo de 10 personas permitidas en la provincia.


En el mediodía de este sábado, un llamado telefónico a la subcomisaría de Anguil denunció la presencia de “mucha gente” en un campo ubicado el suroeste de la localidad, lo que motivó la presencia de efectivos policiales locales y de Seguridad Rural de la Unidad Regional I.

En el lugar, los uniformados constataron una reunión donde había “hombres y mujeres, todos eran familiares, amigos y allegados al dueño del establecimiento, entre ellos sólo había un menor de 17 años”, quienes participaban de una yerra, según informó La 5 Noticias.

Las fuentes policiales destacaron que “ninguno de los presentes tenía el tapabocas. Se identificaron a todos, y al dueño del campo, que es de Lonquimay, se le inició una causa judicial con intervención de la Fiscalía de Delitos contra las Personas de Santa Rosa.

Los presentes fueron notificados y tuvieron que abandonar el predio debido a que la cantidad excedía el máximo de 10 personas permitidas en la provincia, como medida de prevención ante la pandemia del coronavirus.




Comentarios