En los últimos cinco años han ido decreciendo las partidas destinadas por el Gobierno santafesino a la Empresa Provincial de Energía (EPE). Desde la oposición pidieron que el aumento que se viene en las tarifas sea afrontado en mayor medida por los consumidores más grandes.

En 2018 se asignaron a la EPE recursos por $20.658.598.000 (que implicó el 10,79% del presupuesto provincial); en 2019 $27.792.470.000 (10,26%); en 2020 $51.691.490.000 (12,45%); en 2021 $55.426.659.000 (10,68%) y en 2022 $86.404.416.000 (10,15%). “Generalmente era la segunda partida más grande de los gobiernos santafesinos después de Educación, pero fue descendiendo en términos porcentuales”, dijo el diputado provincial, Carlos Del Frade.

Agregó que un dato fundamental que surge del informe que la EPE distribuyó para la audiencia pública del viernes 7 de enero es que el consumo de 3.100 usuarios grandes es similar al consumo que  tienen 920.000. “¿No es lógico pensar que los que más consumen más paguen?”, se preguntó y agregó que desde la propia empresa se informó que 3.300 grandes usuarios acaparan el 53,7% del consumo total, mientras que un millón trescientos mil usuarios concentran el 46,3%.

En esta línea, el legislador resaltó que el 40% del costo de la energía que pagan las familias santafesinas procede del VAD, valor agregado de distribución, variable que generó el aumento que se aplicó en mayo de 2021 del 27,6%. “El 46% del costo, por otro lado, es lo que se le paga al Mercado Eléctrico Mayoritario y el resto del 14% está destinado a impuestos nacionales y provinciales”, agregó Del Frade.

Por compra de energía eléctrica, la EPE destinará $41.354.321.000, mientras tiene una deuda reconocida con Cammesa de $9.441.877.816. Ante esta situación, propuso saldar las deudas y costos de energía eléctrica a través de letras de cancelación de obligaciones provincial respaldadas por la deuda que tiene la Nación con la Provincia de Santa Fe.

Además, consideró necesario avanzar en una lógica de pago de acuerdo al nivel de ingresos de los usuarios y no descargar la pesada mochila de los aumentos sobre las espaldas de la mayoría de las familias santafesinas. “No se debe convalidar ningún aumento hasta que se profundice la transparencia y democratización de todos los números de la EPE”, disparó.